13,928 Son de Tambora, 333, El movimiento migratorio desde Venezuela

Son de Tambora
26 de junio de 2019
Facebook Twitter More...
section_separator
De: La Iniciativa de Comunicación – Comunicación y medios para el desarrollo de América Latina y el CaribeSuscríbase al Son de Tambora

***EL MOVIMIENTO MIGRATORIO DESDE VENEZUELA
América Latina tiene una larga y compleja historia de movilidad humana. No sólo aquella de ciudadanos de diversos países que migran al norte del continente, sino una serie de movimientos poblacionales originados por causas tan diversas como las guerras civiles en Centroamérica, las dictaduras en Argentina y Chile o el conflicto armado en Colombia.
El continente ha sido en ese sentido, abierto y solidario y hasta ahora, ha sido capaz de acoger e insertar a las comunidades migrantes de la propia región. Sin embargo, una migración transnacional como la que se viene presentando desde Venezuela, no tiene precedentes en América Latina y ha sido calificada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como un fenómeno de migración forzada.
Este Son de Tambora pretende ayudar a entender mejor la migración venezolana y poner sobre la mesa algunos de los desafíos que implica para los países receptores, para las comunidades donde se asienta esta colectividad y para los organismos internacionales que vienen atendiendo esta crisis humanitaria; y por último, revisar algunas de las tendencias internacionales en atención humanitaria que pueden dar luces en este proceso.
Vale la pena aclarar que las cifras sobre la migración venezolana varían continuamente y desde ese puto de vista, algunas pueden desactualizarse, aunque no por ello, este análisis pierde vigencia.
QUÉ ES LA MOVILIDAD HUMANA O MIGRACIÓN
Para la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la migración se define como “el movimiento de una persona o grupo de personas de una unidad geográfica hacia otra, a través de una frontera administrativa o política, con la intención de establecerse de manera indefinida o temporal en un lugar distinto a su lugar de origen.”
Hay diferentes tipos de migración:

  • Migración forzada, donde se observa la coacción, incluyendo la amenaza a la vida y la subsistencia, bien sea por causas naturales o humanas.
  • Migración voluntaria, cuando la persona se moviliza por voluntad propia, sin presiones externas.
  • Migración temporal, que implica una movilidad por un tiempo específico.
  • Migración definitiva, que denota asentamiento definitivo en el lugar de destino.
  • Migración regular o documentada, cuando la persona ingresa legalmente a un país y permanece en él, de acuerdo con el criterio de admisión de ese país.
  • Migración irregular, cuando la persona ingresa ilegalmente o se ha vencido su visado y permanece en el país receptor o de tránsito.

ESTÁNDARES INTERNACIONALES DE LA ATENCIÓN HUMANITARIA
De acuerdo con el artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país. Además, las personas migrantes tienen los mismos derechos y libertades fundamentales que todas las demás personas, independientemente del lugar en que se encuentren y de su situación en materia de inmigración.
Algunas de las discusiones que se han llevado a cabo en los últimos años sobre las mejores estrategias para prevenir y reducir el sufrimiento humano que conllevan las crisis humanitarias, se apoyan en estos principios.
En 2015, la Norma Humanitaria Esencial buscó lograr una mayor coherencia entre las organizaciones que establecen normas en el sector humanitario. Más de 12 meses de consultas con diversos actores, dieron como resultado este compilado de normas y estándares, cuya médula es la necesidad de que las comunidades afectadas estén en el centro y haya rendición de cuentas a las mismas.
En 2016, se llevó a cabo en Estambul, la Cumbre Mundial Humanitaria. La Agenda para la Humanidad sirvió de marco para las discusiones y estableció una nueva visión reconociendo que la protección y la asistencia humanitaria solas, no son suficientes para reducir de manera sustentable, las necesidades, los riesgos y las vulnerabilidades de las poblaciones migrantes y refugiadas, que requieren más bien, soluciones de largo alcance.
Como conclusión del evento, se firmó El Gran Pacto (The Grand Bargain), un acuerdo entre más de 30 de los mayores donantes y proveedores de ayuda humanitaria del mundo (países y organizaciones), que compromete a los donantes a entregar recursos adicionales, propone cambios en las prácticas de trabajo de donantes y organizaciones de ayuda humanitaria y propende por la reducción de la burocracia a través de informes armonizados.
Pero quizás el principio más importante acordado en El Gran Pacto es que las personas afectadas por las crisis humanitarias serán incluidas en los procesos de toma de decisiones para garantizar que la respuesta humanitaria sea relevante, oportuna, eficaz y eficiente. Se debe proporcionar información accesible, asegurar que en el lugar hay un proceso efectivo de participación y retroalimentación, y que las decisiones de proyecto y de gestión son sensibles a las opiniones de las comunidades y las personas afectadas.
LA MIGRACIÓN DESDE VENEZUELA
Los diferentes organismos internacionales, junto con los países receptores, la sociedad civil y las universidades, han venido elaborando informes que permiten cuantificar y caracterizar la migración desde Venezuela.
La Plataforma Regional de Coordinación Interagencial (RV4), establecida para dirigir y coordinar la respuesta a los refugiados y migrantes de Venezuela mediante una estrategia regional, produce permanentemente informes sobre la población migrante. Veamos algunos de los datos más recientes:

  • Migrantes y refugiados y solicitantes de asilo venezolanos reportados por los gobiernos anfitriones: 4 001 917 (6 de junio de 2019).
  • Personas con estatus regular incluyendo permisos de residencia: 1 828 250 (31 de mayo de 2019).
  • Solicitantes de la condición de refugiados: 464 229 (31 de diciembre de 2018).
  • En marzo de 2019, Migración Colombia reporta que alrededor de 5 000 venezolanos (3 300 niños en edad escolar y 1 800 adultos con necesidades médicas) fueron autorizados para cruzar la frontera a través de un corredor humanitario. En Brasil el número de venezolanos que cruzaron la frontera pasó de 50 a 350 diarias en promedio, con picos de 480 personas, a finales del mes. El flujo de migrantes y refugiados hacia Ecuador fue inusualmente bajo, por un acuerdo interministerial y el bloqueo de carreteras en Colombia.

HACIA DÓNDE SE DIRIGEN
De acuerdo con el último reporte de la Plataforma Regional de Coordinación Interagencial – RV4 (junio 6 de 2019), los venezolanos fuera de su país que han sido acogidos por países suramericanos, se encuentran distribuidos así:

  • Colombia: 1 300 000.
  • Perú: 768 100.
  • Chile: 288 200.
  • Ecuador: 263 000.
  • Brasil: 168 300.

QUIÉNES SON ESTOS MIGRANTES
En el libro El éxodo venezolano: entre el exilio y la emigración, los once autores, editados por José Koechlin y Joaquín Eguren, caracterizan la migración venezolana a diferentes países de América Latina. En el segundo capítulo, se habla de las cuatro etapas de la migración venezolana: la primera, conformada por la clase alta y media alta y tecnócratas y funcionarios de empresas del Estado, reemplazados en su momento por el Presidente Hugo Chávez; la segunda, de empresarios de grandes y medianas empresas nacionales, afectados por privatizaciones u otros mecanismos de presión, que recolocaron sus negocios y capitales en Estados Unidos o Europa; la tercera, de la clase media profesional técnica y/o universitaria, que buscaron mejores oportunidades de trabajo; y la actual, de las clases menos favorecidas, en busca de trabajo e ingresos para sobrevivir.
Habría que agregar la población retornada, es decir, los más de 300 000 mil ciudadanos colombianos que han regresado a su país, 22 000 de ellos deportados de Venezuela en 2015 por decisión unilateral del presidente venezolano Nicolás Maduro, con el pretexto de “estabilizar la situación de la frontera” y “luchar contra el paramilitarismo”.
Vale la pena mencionar también, los flujos pendulares de migrante, es decir, aquella migración que componen los ciudadanos que residen en zona de frontera y se mueven habitualmente entre los países fronterizos. De acuerdo con el informe Migración desde Venezuela a Colombia. Impactos y Estrategias de Respuesta en el Corto y Mediano Plazo, elaborado por el Banco Mundial a solicitud del Gobierno de Colombia, un promedio de 45.000 personas usan diariamente sus Tarjetas de Movilidad Fronteriza (TMF) para cruzar la frontera colombo-venezolana y adquirir medicamentos, acceder a servicios de educación o salud y a realizar compras, retornando a sus hogares en Venezuela. Migración Colombia, la autoridad migratoria de ese país, en su informe Colombia & Venezuela. Más que 2.200 kilómetros de Fronterainforma que a 2018, se habían expedido más de 1 624 000 Tarjetas de Movilidad Fronteriza.
La población en tránsito alcanza también cifras considerables. Según el mismo informe, en los primeros nueve meses de 2018, unos 724 036 venezolanos hicieron tránsito por Colombia hacia otro país. Según la Organización Internacional para las Migraciones, durante 2018, un promedio de 2 600 venezolanos ingresaron a diario a ese país y alrededor del 80% decidió continuar camino hacia Perú, Chile e incluso Argentina.
LOS MIGRANTES EN COLOMBIA
El Servicio Jesuita a Refugiados (SJR) Venezuela, Migración Colombia, Fundación Entreculturas, Universidad Católica del Táchira y Universidad Simón Bolívar, produjeron el Informe sobre la movilidad humana venezolana. Realidades y perspectivas de quienes emigran, que describe las características del fenómeno migratorio de los venezolanos que cruzaron caminando el límite fronterizo entre San Antonio del Táchira o Ureña (estado Táchira, Venezuela), hacia el registro del control migratorio ubicado en La Parada (Norte de Santander, Colombia), del 9 de abril al 6 de mayo de 2018. Se entrevistaron 14 578 personas, venezolanos que hacen una migración regular y manifiestan migrar para no regresar por ahora a Venezuela. Veamos algunos de los hallazgos:

  • 56% son hombres, 44% mujeres.
  • Por grupo etario, son los adultos jóvenes (20 a 39 años) quienes emigran en mayor porcentaje, sean hombres o mujeres.
  • En relación al estado civil, emigran más mujeres solteras y más hombres casados.
  • 59,2% de los emigrantes venezolanos tienen estudios universitarios.
  • El estar desocupado no se encuentra entre las causas que motivaron la migración; un 87,3% tenía un trabajo antes de abandonar el país.
  • Las profesiones u oficios en los cuales trabajaban en mayor porcentaje los hombres y mujeres migrantes, son las ciencias matemáticas, sociales humanísticas y auxiliares afines. El 43,8% llevan consigo título que avala esa profesión u oficio.
  • El 83,6% ha emigrado buscando ambientes más seguros y el 31,2% se vieron forzados a moverse de su sitio original. La emigración es una necesidad para la mayoría de los venezolanos. Algunas de las razones más mencionadas para migrar: inseguridad (72,3%), desesperación por lo que sucede en el país (70,8%), hambre (63,1%), altos niveles de estrés en el día a día (62,9%), incertidumbre por no saber qué va a pasar (58,8%), falta de medicina para tratamiento médico (56,3%). A estas se añaden las razones de índole económica: en busca de nuevas y mejores oportunidades de trabajo (82%), ayudar económicamente a un familiar (70%), no ve futuro próspero en Venezuela (58%), no me alcanza el dinero para pagar el alquiler (44,9%), no puedo mantener mi calidad de vida (39,4%).
  • 55,2% tienen hijos, 49,9% viajan acompañados y 51,8% de éstos últimos, viajan con amigos más no con familiares.
  • Solo un 13,3% de los migrantes no piensan retornar en el futuro.
  • La mayoría de los desplazados han utilizado la visa de turista para ingresar, especialmente en los aeropuertos y en menor medida en las fronteras terrestres.

LOS MIGRANTES EN PERÚ
La OIM ha venido generando una serie de datos mediante la aplicación de la Matriz de Seguimiento del Desplazamiento (DTM por sus siglas en inglés) en Perú, una herramienta que captura, procesa y difunde datos que permiten establecer las causas del desplazamiento, los grados de vulnerabilidad y el perfil de los migrantes, entre otros factores. Veamos algunos de los resultados que aparecen en el DTM Ronda 5:

  • Se ha identificado una mayor representación de hombres que de mujeres en el total de personas encuestadas en las fronteras. La mayoría de ciudadanos venezolanos son jóvenes y se encuentran en plena edad productiva, siendo esto ya una tendencia continua desde el inicio del flujo de población venezolana en el Perú.
  • Antes de dejar Venezuela, la mayor parte de encuestados se encontraba laborando por cuenta propia o como dependiente.
  • En promedio, un tercio de la población venezolana encuestada durante las fechas de levantamiento de información ha culminado en su totalidad los estudios superiores.
  • La mayoría de personas encuestadas en Tumbes señalaron a la cédula de identidad como el documento que están usando para cruzar fronteras.
  • El 40,2% de encuestados en Tacna señalaron que obtuvieron o se encontraban tramitando el Permiso Temporal de Permanencia durante su estancia en el país.
  • En Tumbes, más de la mitad de personas indicaron que viajaban con su grupo familiar, en muchos casos acompañados de personas menores de edad; un tercio de las personas consultadas mencionaron encontrarse viajando solas. Este porcentaje aumenta a la mitad en la frontera sur del país.
  • De acuerdo con la información recopilada en Tumbes, las principales ciudades destino en el Perú son: Lima, La Libertad, Piura, Lambayeque, Ica, Áncash y Arequipa.
  • Un alto porcentaje de la población venezolana que llega al Perú por Tumbes necesita asistencia para cubrir sus necesidades básicas de alimento, salud e higiene, alojamiento transitorio y transporte hacia sus ciudades de destino.
  • En la frontera sur del país se ha generado un aumento en el flujo migratorio de la población venezolana que tiene la intención de ingresar a Chile.
  • Una tercera parte de personas que ingresan y salen del Perú han reportado haber sufrido algún tipo de discriminación durante su ruta de viaje, principalmente debido a su nacionalidad. Asimismo, en la frontera sur del Perú, un tercio de la población venezolana consultada señaló haber tenido conocimiento de episodios de violencia de género durante su ruta.
  • Más de la mitad de niñas, niños y adolescentes no pudo inscribirse o concluir el último año escolar, siendo el grupo de 6-11 años el más afectado (63%).
  • En el grupo de mujeres que se autoidentificaron como responsables del cuidado de los menores de edad, una proporción importante (24%) requiere de cuidados especiales por encontrarse gestando o dando de lactar. Mientras que, en poco más de un tercio la responsabilidad del cuidado de los menores de edad recae solo en ellas por tratarse de madres solteras.

LOS MIGRANTES EN ECUADOR
Según el U.S. Committee for Refugees and Immigrants (USCRI), en su informe Venezuelan Refugees: The Ecuador/ Colombia Border. Findings and Recommendations, Ecuador es tanto un país de destino, como de tránsito. Entre los que entraron regularmente a Ecuador en 2018, un estimado del 80% estaban en tránsito hacie el Perú u otros países. El Gobierno de ese país reportó 956 067 venezolanos admitidos en Ecuador en 2018, en tanto en 2017 fue de 287 972. Se estima que 263 000 venezolanos viven actualmente en el país, lo que equivale a un 9% de su población. El número de entradas diarias oscila entre 2 000 y 5 000 venezolanos (en marzo de este año, las entradas disminuyeron notoriamente por los bloqueos de carreteras en Colombia por parte de poblaciones indígenas). El 87% de las no admisiones al territorio ecuatoriano se debió a la falta un certificado de criminalidad.
LOS MIGRANTES EN BRASIL
De acuerdo con el reporte de situación de la Plataforma R4V a abril de 2019, dado el cierre de fonteras, el paso irregualr por trochas se ha incrementado de 50 personas diarias a un promedio de 350, con picos máximos de 480 personas al día. El reporte cita los siguientes datos, entre otros:

  • En los estados de Roraima y Sao Paulo, 7 100 venezolanos fueron auxiliados con acomodación temporal y otros 1 000 recibieron ayuda para arrendamientos.
  • 6 700 personas se beneficiaron de mejor acceso a agua potable y recibieron capacitación en buenas prácticas sanitarias y de higiene.
  • En Boa Vista y Pacaraima, en marzo y abril, más de 14 000 venezolanos recibieron material informativo sobre la prevención de la trata de personas y explotación laboral, problemas de salud y apoyo para el procesamiento de solicitudes de residencia y asilo.
  • En Pacaraima, 800 personas recibieron material informativo sobre violencia basada en género, trata de personas, VIH / SIDA, y preservativos.

NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES
De acuerdo al reporte Flujos Migratorios en América Latina y el Caribe (diciembre de 2018), UNICEF estima que el número de niños necesitados ha superado los 460 000, teniendo en cuenta las necesidades de los niños migrantes, los retornados no venezolanos y los que viven en comunidades de acogida, donde los servicios se ven cada vez más afectados por el aumento de la demanda.
Uno de los problemas recurrentes es que buena parte de los niños y niñas migrantes, especialmente los que viajan solos, no tienen documentos de identidad. En Ecuador por ejemplo, algunos padres han logrado obtener visas, mientras que sus hijos permanecen en un estatus irregular por la falta de documentos. De tal manera, la identificación de los niños y niñas, la expedición de documentos y la reunificación con sus familias, es una prioridad de atención en este fenómeno migratorio. La incorporación de los niños y niñas al sistema educativo es también indispensable.
LOS RIESGOS QUE ENFRENTA LA POBLACIÓN MIGRANTE
El estudio Migración desde Venezuela a Colombia. Impactos y Estrategias de Respuesta en el Corto y Mediano Plazo, alineado con la experiencia internacional en migraciones de gran escala, explora algunos de los impactos sociales, sectoriales y económicos que la migración sostenida de personas desde Venezuela está teniendo en Colombia.
De acuerdo con el estudio, la migración está poniendo presiones significativas en las instituciones, los sistemas de provisión de servicios, el mercado laboral y las dinámicas sociales de las áreas receptoras. Estas incluyen: (i) la mayor exigencia de capacidades de articulación, coordinación y respuesta de las instituciones nacionales y locales; (ii) el desbordamiento de la demanda por servicios como salud, vivienda, educación, protección social y agua y saneamiento, entre otros; (iii) el aumento acelerado de la demanda de trabajo, la cual afecta los niveles de empleo, su calidad y salarios; y (iv) el afloramiento de tensiones entre la población local y migrantes explicado por la mayor competencia por recursos ya, de por sí, escasos.
ALGUNAS ESTRATEGIAS DE COORDINACIÓN EN MARCHA
Con este marco de fondo, el Plan Regional de Respuesta a Refugiados y Migrantes de Venezuela de la plataforma RV4, la estrategia coordinada de 95 socios para abordar las necesidades de refugiados y migrantes en 16 países, propone cuatro áreas de intervención:

  • Asistencia directa de emergencia: incluye necesidades críticas como alimentos, albergues de emergencia, salud, nutrición, educación, asistencia legal, movilidad segura, recopilación y análisis de datos.
  • Protección: incluye acceso al territorio, sistema de asilo, estatus regular y documentación, incluyendo la comunicación con las comunidades y al identificación y atención a poblaciones con necesidades específicas, como niños, mujeres en riesgo, sobrevivientes de la violencia basada en género, personas pertenecientes a la comunidad LGBTI, personas que viven con VIH, víctimas de trata de personas y de tráfico de migrantes, y otras formas de explotación y abuso
  • Integración socioeconómica y cultural: incluye mejorar las oportunidades de autosuficiencia; acceso a salud, educación y vivienda; acceso a empleo formal; promoción de la cohesión social, la coexistencia pacífica y la prevención de la xenofobia y la discriminación.
  • Fortalecimiento de la capacidad del gobierno de acogida: incluye apoyar el fortalecimiento de los sistemas de registro y documentación; de los servicios sociales y programas de protección social; de las capacidades institucionales, incluyendo el área de gestión de la información.

Desde el punto de vista comunicacional, la Plataforma interagencial para apoyar la Comunicación y la Participación Comunitaria en la Crisis Migratoria de Venezuela, promueve la integración de los enfoques de Comunicación y Participación Comunitaria (CPC), Comunicación para el Desarrollo (C4D) y Rendición de Cuentas a la Población Afectada (RCPA) en la respuesta humanitaria, y en los procesos de decisión colectivos, como los grupos de trabajo y los equipos humanitarios de país. Se trata de asegurar una comunicación efectiva entre las organizaciones de apoyo y las personas afectadas para lograr mejores resultados para ellos y cumplir con los Compromisos de Rendición de Cuentas a las Poblaciones Afectadas (RCPA).
Desde el punto de vista político, cabe destacar el llamado Proceso de Quito, una serie de reuniones y acuerdos establecidos entre once países de América Latina para coordinar la respuesta a la crisis migratoria venezolana. Su plan de acción comprende tres áreas:

  • Permanencia regular de los nacionales venezolanos en la región: tiene como objetivos impulsar medidas, acordes con la legislación de cada país, que permitan normalizar el estatus migratorio de los nacionales venezolanos; la activación de una plataforma tecnológica para intercambiar información mediante la coordinación entre las autoridades de migración de los países; el levantamiento y evaluación de información actualizada de los procesos migratorios; el establecimiento de procedimientos y protocolos para garantizar los derechos de la población venezolana en movilidad humana, especialmente la más vulnerable, coordinando a las instituciones responsables de la inclusión económica y social.
  • Cooperación regional: tiene como objetivos dialogar con el Gobierno venezolano para identificar mecanismos de asistencia humanitaria para los nacionales venezolanos y extranjero afincados en Venezuela; fortalecer las relaciones consulares entre los países suscriptores de la Declaración de Quito para diagnosticar y evaluar las necesidades prioritarias de los migrantes y las posibles acciones conjuntas.
  • Coopeación internacional: tienen como objetivos activar la cooperación intenacional en diferentes frentes, a través de las organizaciones intenacionales pertinentes. Entre otras acciones, propone establecer un programa regional para el intercambio de información sobre la migración de ciudadanos venezolanos; identificar posible acciones regionales conjuntas, en temas como discriminación, intolerancia y xenofobia, atención a niños, niñas y adolescentes y trata de personas; estudiar la posible financiación de la banca multilateral de desarrollo de políticas públicas de corto, mediano y largo plazo; estudiar e implementar políticas de inserción laboral, entre otros.

Por último, quisiéramos mencionar uno de los esfuerzos conjuntos que viene realizando la sociedad civil y que queda consignado en el documento Declaración y Plan de Acción de la Sociedad Civil sobre Personas Provenientes de Venezuela que Requieren Protección Nacional e Internacional. Durante el año 2018, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) articuló y coordinó una plataforma conformada por decenas de organizaciones de la sociedad civil, que actúan tanto de manera regional como nacional, y que, como parte de su labor de atención, monitoreo e incidencia, acompañan de cerca a la población migrante y refugiada en la región. De esta manera se conformó el Grupo de Trabajo de Movilidad Humana Venezolana (“Grupo de Trabajo” o “Grupo de Movilidad Humana”). El carácter independiente, incluyente y propositi! vo de la sociedad civil, combinado con su cercanía con la comunidad migrante y refugiada, permitió detectar de manera oportuna las vulnerabilidades, riesgos y violaciones a derechos humanos a los que esta población se enfrentaba. Asimismo, con la finalidad de buscar soluciones y una mejor articulación a las respuestas ofrecidas, desde la sociedad civil se siguieron de cerca las acciones y propuestas estatales, de organismos internacionales y de todos los actores involucrados en las dinámicas migratorias y de refugiados/as que este desplazamiento internacional generó. El Grupo de Movilidad Humana, ha incidido y acercado las voces de las personas afectadas por esta situación a distintas plataformas nacionales e internacionales de la región, por medio de comunicados, recomendaciones y una activa participación en espacios ante organismos internacionales.
PARA FINALIZAR
De acuerdo con la OIM, la migración se ha convertido en una megatendencia del siglo XXI y es uno de los temas políticos, económicos, sociales y humanitarios, más importantes en las agendas nacionales, regionales e internacionales de los países. Una de cada siete personas en el mundo es un migrante.
La protección de los derechos de todos los migrantes y la migración ordenada segura, regular y responsable es una meta de las organizaciones internacionales que trabajan en este tema y permite aprovechar los beneficios de la migración, que puede contribuir significativamente, al desarrollo de los migrantes y sus comunidades de acogida.
Los fenómenos de movilidad humana como el que se presenta actualmente desde Venezuela, que conllevan múltiples riegos de vulneración de los derechos humanos de los migrantes y retos importantes para los países receptores, merecen toda nuestra solidaridad y apoyo.
***Elaborado por Juana Marulanda, con el apoyo de UNICEF a través de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe.

Envíe información para el Son de Tambora a: Juana Marulanda – Directora Editorial – jmarulanda@comminit.com

section_separator
Son de TamboraSuscríbase al Son de Tambora
section_separator
El Son de Tambora pretende cubrir una amplia gama de actividades acerca de la comunicación para el desarrollo. La inclusión de un tema o idea en el boletín no implica apoyo o acuerdo de los socios…
Socios: ANDI, BBC Media Action, Bernard van Leer Foundation, Breakthrough, Calandria, Citurna, DFID, FAO, Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), Imaginario, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health Center for Communication Programs, MISA, Open Society Foundation, Oxfam Novib, PAHO, Puntos de Encuentro, SAfAIDS, Sesame Workshop, Soul City, STEPS International, UNAIDS, UNICEF, USAID, The Wellcome Trust, World Health Organization (WHO), W.K. Kellogg Foundation.

La Iniciativa de Comunicación

Oprima aquí si usted o sus colegas quieren suscribirse al Son de Tambora

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: