13,489 Gonzalo Rojon, Combatiendo las Fake News

Combatiendo las Fake News

Gonzalo Rojon
Hace unos cuantos días, Jueces Federales en la CDMX y Torreón decidieron mantener vigente la prohibición de la importación, comercialización y distribución de Roku en México. Roku es un dispositivo agregador de contenidos por medio del cual los usuarios pueden tener acceso a distintos servicios de contenidos (Netflix, YouTube, Amazon, Fox, entre otros)  en un solo dispositivo.

En el mundo, Roku es una marca conocida y ha tenido mucho éxito, sin embargo, en México (para variar) se le empezó a dar un uso distinto. Se modificó el sistema operativo del dispositivo y a cambio de una contraprestación mensual, se permite el acceso al contenido de muchas plataformas de manera ilegal.

Dado lo anterior, a principios de 2017 Cablevisión presentó una demanda civil en contra de diversas personas físicas y la empresa Latamel Distribuidora, por el robo (comercialización y reproducción de señales sin autorización) de sus contenidos. En mayo del mismo año, el Juez 38 de lo Civil de la Ciudad de México (CDMX) dictó la prohibición a la importación y venta del dispositivo Roku en México.

Se ha tratado de revocar esta decisión por parte de Roku (empresa fabricante del equipo), Latamel Distribuidora (Importador y distribuidor Oficial), así como por distintas tiendas departamentales las cuales son las que venden el producto.

Paralelamente a estas acciones, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) ha estado bloqueando las direcciones de internet que se usan para configurar y distribuir el contenido ilegal en los dispositivos.

El tema álgido de esta discusión versa sobre si la compañía que fabrica el producto debe de ser responsable por el mal uso que le de un tercero. La lógica nos sugeriría que no, sin embargo, en México y el mundo existen otros dispositivos similares los cuales no se ven afectados por este tipo de actividades ilegales debido a que sus sistemas operativos están siendo constantemente protegidos por las empresas que los fabrican precisamente para evitar este tipo de situaciones.

De acuerdo con un estudio elaborado por The Competitive Intelligence Unit, en el cual se le da seguimiento al mercado de Servicios de Televisión y Audio Restringido (STAR), Roku tiene 1.1 millones de usuarios en el país, de los cuales 40% lo utiliza para ver contenidos de forma ilegal. Suman 575mil usuarios que acceden a contenido ilegal (no son pocos) y que bien podrían ser el número de suscriptores  ded un operador pequeño de TV Restringida.

Aunque para algunos este tipo acciones parecen radicales, me parece muy importante que la migración que estamos viviendo hacia lo digital (música, películas, fotografías, etc.) vaya acompañada de su respectivo componente de protección a los derechos de autor y propiedad intelectual para así seguir promoviendo la innovación y la generación de un ambiente competitivo sano en el mundo virtual.