13,196 Octavio Islas, El Universal, Tech Bit, ¿Retrocede la libertad de prensa?, 5 de mayo 2017

¿Retrocede la libertad de prensa?
Octavio Islas

El pasado 26 de abril, Reporteros Sin Fronteras (RSF) dio a conocer los resultados de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa en el Mundo 2017, el cual puede ser consultado en http://www.rsf-es.org/grandes-citas/clasificacion-por-paises/

De acuerdo con RSF, el mundo se encuentra inmerso en una “erosión democrática”, misma que merma significativamente la libertad de expresión en el mundo. Los ataques a la prensa –media bashing– son cada vez más frecuentes, particularmente en aquellas naciones donde ha triunfado el “paradigma del hombre fuerte y autoritario”. En las naciones donde gobiernan hombres fuertes y autoritarios -se afirma en el referido reporte de RSF- “retrocede la libertad de prensa”.

El repertorio de la mordaza es bien conocido: secuestro de periodistas, asesinatos, amenazas, actos intimidatorios, presiones políticas directas e indirectas para intentar modificar el contenido de publicaciones periodísticas, obstrucción al trabajo periodístico, procesos judiciales contra medios, periodistas y blogueros, hackeo de publicaciones que resultan críticas.

Las violaciones a la libertad de prensa no son exclusivos de regímenes autoritarios y dictaduras. También en algunos países democráticos se presentan –y en años recientes con mayor frecuencia- hechos contrarios a la libertad de prensa.

En días recientes, por ejemplo, fue hackeado el sitio web de LoPolítico, espacio informativo que dirige la destacada periodista colombiana Margarita Solano. Todo parece indicar que el responsable es un hacker que se hace llamar Ali Affe. Ello ocurrió ocho horas después de la publicación del artículo “El último pedazo del muro de Berlín, creían que estaba en Siria”, de Pedro Pablo Aguilera, maestro y Director del Departamento de Humanidades de la Universidad Santiago de Cali a través del diario Utópicos.

Noruega, Suecia y Finlandia ocupan las tres primeras posiciones en la clasificación mundial 2017 de RSF. Precisamente el norte de Europa es donde más se respeta la libertad de expresión en el mundo, y en segundo lugar, el continente americano.

México fue ubicado en el grupo de naciones consideradas en el rubro “una situación difícil”, en la posición 147 de 180 países evaluados. En las unidades de análisis empleadas: “puntuación con agresiones”, la calificación que asignada a México fue 68:15, y en “agresiones” 44.18. La puntuación resultante fue 48.97 En 2017 se ha incrementado el número de periodistas asesinados. El pasado martes se dio a conocer el asesinato del periodista Filiberto Fuentes, en Morelos.

Por obvias razones RSF otorgó mejores evaluaciones a algunas naciones del continente africano, así como a todas las naciones que fueron evaluadas en Centroamérica, Sudamérica y el Caribe, con excepción de Cuba, ubicada en la posición 173, y calificada por los analistas de RSF como “uno de los peores Depredadores de la libertad de prensa en el mundo”.

El difícil panorama de la libertad de expresión en el mundo no precisamente mejorará en los próximos años. A la obsesión de un mayor número de gobiernos por la vigilancia –el ciberespionsaje-, debemos añadir el triunfo de Donald Trump en las recientes elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Donald Trump no solo encaja en el perfil de un hombre fuerte y autoritario. En no pocas ocasiones ha acusado a los periodistas de estar “entre los seres humanos más deshonestos de la Tierra”, y de propagar intencionalmente noticias falsas e información errónea. En días recientes, a CNN por ejemplo,

El pasado martes el equipo del presidente Donald Trump acusó a la cadena Cable News Network (CNN) de censura por no transmitir un mensaje que exalta los logros del mandatario -que la cadena rechazó por considerarlo una variante de noticias falsas-.

La función del periodismo es consignar la historia de cada día. El oficio más bello del mundo –como le llamó Gabriel García Márquez-. Hoy el periodismo se ha transformado en una profesión de alto riesgo. Para colmo, algunos gobiernos no dan protección a los periodistas. Prefieren espiarlos. Ello explica la posición concedida a México: sitio 147 de 180 países analizados por RSF.