13,174 The Competitive Intelligence Unit, Sector Convergente – Telecomunicaciones y Radiodifusión en el Marco de Revisión de la Preponderancia Resultados al Cierre de 2016

Sector Convergente – Telecomunicaciones y Radiodifusión en el Marco de Revisión de la Preponderancia
Resultados al Cierre de 2016

Al cierre de 2016, los principales indicadores del sector de las telecomunicaciones en México muestran una reactivación moderada en su dinamismo, por causas multifactoriales: aumento del consumo y adopción de servicios, especialmente de aquellos empaquetados y de internet (fijo y móvil); estabilidad del contexto macroeconómico nacional, y, por la implementación de estrategias agresivas y competitivas en términos de precios, paquetes y calidad.

En términos generales, las caídas en el nivel de precios de los servicios, la creciente competencia en inversión en infraestructura, las nuevas estrategias tarifarias de los operadores, así como el aumento en el consumo y adopción de servicios y el estable entorno macroeconómico, han dado lugar a una redinamización en la operación sectorial.

No obstante, en términos de configuración competitiva de los mercados se identifica una persistente y excesiva concentración de mercado por el agente económico preponderante en telecomunicaciones (AEP-T, América Móvil) que asciende a 60.8% en Unidades Generadoras de Ingreso (UGI) o usuarios de telecomunicaciones al tercer trimestre de 2016 (3T16).

Asimismo, el órgano regulador hizo pública su revisión bianual (¡a tres años de su entrada en vigor!) de la efectividad de las medidas asimétricas de preponderancia en telecomunicaciones. En este documento da testimonio y confirma que de acuerdo con su análisis y revisión aún no se han materializado condiciones de competencia efectiva y las medidas han resultado insuficientes e ineficaces para reducir la participación de mercado del AEP-T.

A partir de este diagnóstico a las condiciones actuales del mercado, el regulador procedió a definir nuevas medidas y modificar aquellas vigentes desde marzo de 2014, con el objetivo de detonar su eficacia y alcanzar el esquivo escenario de competencia efectiva.

A continuación, se describen puntualmente los principales resultados y efectos derivados del contexto macroeconómico, de mercado y regulatorio que ejercen influencia en el desarrollo de las telecomunicaciones en México.

+ Evolución Macroeconómica y Sectorial: la estabilidad en el crecimiento económico durante 2016, reflejado en una tasa de crecimiento anual del PIB de 2.3%, dio certidumbre al mercado de telecomunicaciones tal que se mantuvo la tendencia ascendente en el PIB sectorial con una tasa de crecimiento de 10.9% en 2016, resultante en un PIB sectorial de $490 mil millones de pesos y una contribución al PIB total de 3.4%.

+ Volatilidad Cambiaria: la volatilidad en la política de Estados Unidos, la incertidumbre sobre la negociación del TLCAN y los incrementos y expectativas de aumentos en la tasa de interés de referencia en aquel país, han inducido a una fuerte depreciación del peso frente al dólar en el último año equivalente a 16.5%. Entre sus efectos en el sector destacan el aumento en los costos de equipos y bienes de capital para la provisión de servicios, incrementos en los precios de dispositivos móviles, así como un alza en el precio final por el consumo de contenidos de televisión de paga.

+ Ingresos del Sector de Telecomunicaciones: En 2016, los ingresos de los operadores de telecomunicaciones ascendieron a $454.6 mil millones de pesos, equivalente a un crecimiento anual de 3.3% en comparación con 2015. En su composición por segmentos 55.0% ($250 mmp, crecimiento anual de 0.3%) de los ingresos son atribuibles a las telecomunicaciones móviles, 27.1% ($123.2 mmp, 1.0% más que en 2015) a aquellas fijas y 17.9% ($81.4 mmp, aumento anual de 18.5%) a la TV de paga y servicios convergentes. Durante el cuarto trimestre de 2016 (4T16), el sector generó $122,175 millones de pesos, lo que representa un incremento anual de 3.6% respecto al mismo periodo de 2015.

Ingresos de Telecomunicaciones

Fuente: The Competitive Intelligence Unit

+ Concentración de Mercado en Telecomunicaciones: Al 3T16, la distribución de mercado entre operadores en Unidades Generadoras de Ingreso (UGI) o usuarios de telecomunicaciones indica una escasa reducción en la participación de mercado del AEP-T, tan sólo 0.7 puntos porcentuales (pp.) por debajo de la medición por la que se determinó la preponderancia, pasando de 61.5% en el 2T13 a 60.8% al 3T16. En ingresos, se identifica una situación similar con una ponderación en el mercado de 60.9% al finalizar el año.

Participación de Mercado de América Móvil
(Porcentaje de Unidades Generadoras de Ingreso (UGI) Totales, %)

Fuente: The Competitive Intelligence Unit con información del IFT de la Declaratoria de Preponderancia y Reportes trimestrales

+ Revisión de Preponderancia del IFT: En su revisión bianual sobre la efectividad de la preponderancia el regulador identifica que “los mecanismos y herramientas de implementación, seguimiento y verificación, así como los incentivos actuales […] no han sido suficientes para alcanzar condiciones óptimas de competencia, por lo que las [nuevas] medidas propuestas, que buscan fortalecer dichos mecanismos y herramientas, así como alinear los incentivos del [Agente Económico Preponderante] AEP, son conducentes y acorde con los fines originalmente buscados”.

+ Modificaciones a las Medidas ante la Falta de Eficacia de la Preponderancia: Ante este diagnóstico de falta de efectividad e insuficiente materialización de los efectos esperados de las medidas asimétricas de preponderancia, el IFT realizó modificaciones y adiciones de mecanismos, en línea con los comentarios y propuestas vertidos en la Consulta Pública sobre la preponderancia en telecomunicaciones llevada a cabo en abril a junio de 2016.

+ Objetivos de las Nuevas Medidas de Preponderancia: Están encaminadas principalmente a detonar la eficacia de las medidas definidas con anterioridad, proveer servicios bajo principios de equivalencia de insumos, replicabilidad técnica y económica, reducir las asimetrías de información entre los competidores y el AEP-T, prevenir el estrechamiento de márgenes, dar certidumbre sobre las tarifas de los servicios mayoristas, así como generar y alinear los incentivos a la inversión.

+ Separación Funcional como Mecanismo para Detonar la Efectividad de la Desagregación Efectiva de la Red: Con base en la experiencia internacional, el regulador optó, entre otras medidas por ordenar la separación funcional de una división de servicios mayoristas en el segmento de telecomunicaciones fijas para asegurar la generación de acuerdos no discriminatorios de acceso a la red local del AEP-T por los operadores competidores. Sin embargo, las referencias de organismos internacionales y experiencia regulatoria de países sugieren la imposición de medidas estructurales para eliminar los incentivos del preponderante a impedir el acceso a su red y obstaculizar la entrada y desarrollo de operadores competidores. Por lo que resultaría razonable buscar un ‘leap-frogging’ regulatorio y ordenar la separación estructural. Esta podría ser la vía para garantizar el acceso efectivo a la red local y así evitar caer en un ‘periplo regulatorio’.

Los principales resultados del sector perfilan una ligera recuperación del dinamismo que caracterizaba a este, derivada del aumento en el consumo y adopción de servicios, la estabilidad del contexto macroeconómico nacional, así como debido a la implementación de estrategias agresivas y competitivas en términos de precios, paquetes y calidad de las telecomunicaciones.

Otro elemento destacable en este recuento de métricas y hechos estilizados sectoriales es aquel de la ineficacia de las medidas asimétricas de preponderancia, reflejada a través de la persistente y excesiva concentración en telecomunicaciones.

Si bien se ha definido un nuevo cuerpo de medidas que tienen la posibilidad de reconfigurar los mercados e impulsar la entrada y desarrollo de operadores competidores y así, reducir la elevada participación de mercado del AEP-T, no significa que efectivamente alcancen su cometido.

Las nuevas medidas son un intento de mejora regulatoria al marco regulatorio de preponderancia de las que por supuesto, no se puede dar por sentada su efectividad ni aplicación cierta. Se requiere una evaluación de suficiencia, aunada a una supervisión y seguimiento puntual y oportuno a su implementación para verificar su eficacia.

A su vez, valdría la pena que el regulador considerara ordenar medidas suficientes y consistentes con los excesivos niveles de concentración en los mercados como la separación estructural del preponderante, basado en las referencias de organismos internacionales y experiencia regulatoria de países que sugieren la imposición de medidas estructurales para eliminar los incentivos del preponderante a impedir el acceso a su red y obstaculizar la materialización de competencia efectiva.

Esta podría ser la vía para garantizar el acceso efectivo a la red local, nivelar el terreno competitivo para los operadores competidores al habilitar el acceso a los mismos insumos que dispone América Móvil y así, evitar un reiterado diagnóstico en el que cada dos o tres años se identifiquen elevados niveles de concentración y nulos avances en competencia efectiva y se recurra a remedios y medidas insuficientes para, ahora sí, cumplir con su cometido en términos de competencia.