11,135 México, Amedi, Poder sustancial en TV de paga requiere medidas asimétricas contundentes para contrarrestarlo

La tercera es la vencida. El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) resolvió declarar a Grupo Televisa como agente económico con poder sustancial en el mercado de televisión de paga.

En dos ocasiones previas el Pleno del IFT resolvió que Televisa no era dominante en TV restringida. La primera vez fue el 30 de septiembre de 2015, después de iniciar una investigación tras la compra de Cablecom y Telecable. La segunda ocasión fue el 29 de febrero de 2016, cuando el IFT (ignorando un dictamen preliminar elaborado por su Unidad Investigadora) no encontró elementos suficientes para acreditar la existencia de poder sustancial en TV de paga.

Con esta tercera resolución el regulador reconoce que Grupo Televisa sí puede fijar precios, restringir el abasto en el mercado de TV de paga sin que los competidores puedan contrarrestar dicho poder e imponer barreras de entrada que limiten las posibilidades de acceso a los contenidos.

En un comunicado previo que cuestionó la segunda resolución del IFT de febrero de 2016, la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) recalcó que “el IFT no realizó una indagación a fondo e incluso rechazó el sentido de un dictamen preliminar elaborado por la Unidad Investigadora del propio IFT, que identificó los mercados relevantes donde Grupo Televisa ha tenido poder sustancial en TV de paga”.

Esta advertencia de la Amedi fue confirmada por la ejecutoria del Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones, que ordenó al IFT revocar la fallida resolución del 29 de febrero de 2016 donde exime a Televisa de tener poder sustancial en TV de paga y mandata al regulador a emitir un nuevo fallo que considere la información y el dictamen preliminar elaborado por la Unidad Investigadora.

El IFT finalmente confirmó lo que venía señalando la Amedi, que Televisa es el único proveedor de televisión de paga en satélite y cable, que ha incrementado su base de suscriptores y su participación de mercado, además de imponer barreras a la entrada de otros competidores en términos de inversión en infraestructura, acceso a contenidos y publicidad.

Adicionalmente, desde que entró en vigor la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones en 2013, de todos los servicios de telecomunicaciones el de televisión de paga es el único que se ha incrementado. Del tercer trimestre de 2015 al mismo periodo de 2016 el alza en las tarifas de TV de paga fue de 3.5 por ciento, superior a la inflación de 3 por ciento en el mismo lapso. Este incremento contrasta con el desempeño de la telefonía móvil, que en el año concluido en el tercer trimestre de 2016 redujo los precios 29.5 por ciento. El mercado de TV de paga sigue siendo atractivo porque a septiembre de 2016 las suscripciones crecieron 17.6 por ciento con respecto al mismo mes de 2015.

Seis de cada diez suscripciones son provistas por Grupo Televisa (Sky, Izzi -antes Cablevisión-, Cablemás, Televisión Internacional, Cablecom y Telecable), lo que evidencia un mercado altamente concentrado y dominado por un mismo agente económico, que además es preponderante en el sector de radiodifusión.

La Amedi reconoce el sentido de esta nueva resolución del IFT pero también hace un llamado al regulador para que haga un mejor uso de sus recursos, realice investigaciones a fondo y resuelva en forma consistente y congruente con los datos e información disponibles y con el trabajo realizado por la Unidad Investigadora. Con los mismos elementos de juicio, el Pleno del IFT aprobó una resolución en sentido diferente un año antes. Tuvo que ampararse un competidor y ocurrir una atinada decisión judicial para que el IFT modificara la complacencia que había manifestado con Televisa en el mercado de la TV de paga.

Antes de la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones y radiodifusión y de la ley secundaria, el regulador careció de las herramientas, las atribuciones y la voluntad política suficientes para regular a los operadores y corregir las fallas del mercado. Ahora las tiene junto con un nuevo diseño institucional, más áreas, personal y presupuesto, que le faculta para realizar investigaciones a profundidad y tomar en cuenta los dictámenes de su propia Unidad Investigadora, así como para emitir resoluciones que prevengan o corrijan asimetrías en los mercados de radiodifusión y telecomunicaciones. Todo ello en defensa de los derechos fundamentales de la población usuaria de servicios de telecomunicaciones y de un mercado más competitivo.

Ahora el IFT debe iniciar un procedimiento que le permita imponer las medidas asimétricas que le permitan promover, proteger y garantizar la libre concurrencia y la competencia en el mercado de TV de paga. Algunas de las medidas pueden ser la pérdida de gratuidad en la retransmisión de señales de TV abierta, acceso gratuito a contenidos o señales de Televisa o bien a tarifas reguladas, trato no discriminatorio e incluso desinversión en empresas.

De acuerdo con la ejecutoria del Tribunal Especializado, las medidas específicas deben ser oportunas, razonables, idóneas y pertinentes para generar competencia, pero también pluralidad y diversidad en la oferta de servicios audiovisuales. La Amedi estará atenta a la efectividad de estas medidas, porque a Televisa se le ha permitido adquirir empresas de cable y los hogares de ingresos altos y medios ya cuentan con el servicio, por lo que es imperativo abrir el mercado y crear ofertas de bajo costo para los hogares con menos ingresos.

El dominio de mercado de Televisa es considerable y las medidas asimétricas tendrían que ser eficaces y contundentes para equilibrar el desigual mercado y revertir la tardanza del IFT al emitir la declaratoria de poder sustancial de Televisa en TV de paga. Los consumidores de televisión restringida ya padecen un retraso importante en la aplicación de medidas para atemperar el dominio de Televisa.

En los próximos días el IFT dará a conocer la revisión de la efectividad de las medidas asimétricas aplicadas a los agentes económicos preponderantes en telecomunicaciones (América Móvil) y radiodifusión (Televisa). Las obligaciones impuestas en el mercado de la telefonía alámbrica deben mantenerse e incluso incrementarse. Es necesario que el IFT refuerce las medidas para promover la competencia en los sectores de TV de paga y telefonía fija.

Lic. Jorge Fernando Negrete P.
Presidente del Consejo Directivo de la Amedi

Dr. Raúl Trejo Delarbre
Presidente del Consejo Consultivo de la Amedi

Presidencias de los capítulos de la Amedi
Amedi Jalisco

Dr. Bernardo Masini

Amedi Oaxaca
Mtra. Magdalena López Rocha

Amedi Puebla
Mtro. Rafael Hernández García Cano

Amedi Michoacán
Dr. Héctor Pérez Pintor
                                                            
Consejo Directivo

Mtro. Armando Alfonzo, Dra. Alma Rosa Alva de la Selva, Dra. Wilma Arellano, Dra. Delia Crovi Druetta, Dr. Rodrigo Gómez García, Mtro. Carlos Lara, Lic. Gildardo López, Dra. María Elena Meneses, Mtro. Efrén Páez, Mariana Torres, Mtro. Servando Vargas, Dra. Aimée Vega Montiel, Dr. Jorge Bravo. Ismene Flores Guadarrama.