12,975 Mediatelecom, Dar el siguiente paso: hacia un uso más productivo de Internet

Share
Tweet
+1
Forward
  • América Latina privilegia las redes sociales y el e-mail en el uso de Internet; Europa la consulta de noticias, banca y gobierno en línea
  • Se requieren nuevas políticas públicas que fomenten creación de contenidos, aplicaciones en línea y alfabetización
Un reciente estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) sobre la nueva revolución digital llama a dar el siguiente paso: pasar de la Internet del consumo a la Internet de la producción. Los gobiernos de América Latina ya han dedicado políticas y esfuerzos considerables para desplegar infraestructura y promover el acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Éstas ya permean en todas las actividades cotidianas y su importancia económica, social y política es cada vez mayor.

El siguiente paso es hacer un uso cada vez más productivo de Internet, que acompañe los hábitos de los usuarios en países en desarrollo que han privilegiado las redes sociales o la consulta del correo electrónico. México -y el resto de los países de la región- podrían acelerar otros usos de Internet como ya ocurre en latitudes más avanzadas como Europa. Se trata de que la siguiente generación de políticas públicas promueva contenidos, aplicaciones y servicios públicos en la red para que los usuarios comiencen a utilizarlos con mayor familiaridad.

Hacemos un ejercicio de comparar los hábitos de uso de Internet en México y el promedio de Europa, para equiparar avances y retrocesos. Si bien la comparación es arbitraria porque la realidad de las regiones de América Latina y Europa son contrastantes, ello evidencia los usos de Internet que los habitantes de las Américas podrían aprovechar (equiparándolos con los de Europa), con impactos positivos en el ejercicio de derechos, calidad de vida, conocimiento y productividad.

El número de personas con acceso a Internet a nivel mundial sigue creciendo. También los distintos servicios y aplicaciones que se ofrecen a través de la red. Algunos países han comenzado a considerar el acceso a la banda ancha como un derecho fundamental, debido a que el individuo puede acceder a mayor información y ejercer su libertad de expresión, aunque no necesariamente todas las personas empleen Internet para estos fines.

En México, en 2015 se contaba con una población de 65 millones de usuarios de Internet (59%), distribuida en partes iguales entre mujeres y hombres, de acuerdo con el 12º Estudio sobre Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2016 de la Asociación Mexicana de Internet (Amipci). La mayor población usuaria (20%) tenía entre 25 y 34 años de edad, seguido de un rango de entre 13 y 18 años (19%).

El usuario promedio de Internet en México se conecta 7 horas y 14 minutos diariamente desde su hogar a través de un teléfono inteligente vía Wi-Fi. El acceso a las redes sociales es la principal actividad en línea (79%), le sigue el envío y recepción de correos electrónicos (70%), el envío de mensajes instantáneos (68%), la búsqueda de información (64%), ver películas o series (52%) y escuchar música o radio vía streaming (52%).

El aprovechamiento de Internet entre los mexicanos para realizar operaciones de banca en línea (26%) o de gobierno electrónico (17%) es mucho menor en comparación con los principales hábitos en línea. El estudio de la Amipci se refiere a los hábitos de los usuarios. Sin embargo, sus resultados son contrastantes con el Networked Readiness Index (NRI) del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), el cual registra en 2015 un uso “relativamente fuerte” de TIC por parte del gobierno para interactuar con la población. El país obtiene un valor de 4.1 sobre 6 en uso de TIC por gobierno y se ubica en la posición 74 de 139 países

Fuente: Amipci, Infotec, Elogia. 12º Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2016.

En 2015, a nivel mundial, el continente americano contó con 651 millones de personas que utilizaron Internet (66% de penetración), en comparación con los 487 millones de europeos (77.6% de penetración), según cifras de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

La comparación México vs. Europa muestra claramente usos diferenciados de Internet en distintas actividades. El promedio de Europa supera en todo momento en servicios financieros (57 vs. 26% de México), compras en línea (65 vs. 36%) y consulta de noticias (68 vs. 64%). México, por el contrario, es campeón en consumo de redes sociales (79 vs. 63 de Europa) y consumo de video bajo demanda (52 vs. 41%). Los europeos también acceden a redes sociales (que no necesariamente es una actividad improductiva) pero en 63 por ciento de los casos, en comparación con 79 por ciento de México.
En banca en línea y comercio electrónico se aprecia un mayor rezago por parte de México, en comparación con el promedio de los usuarios europeos. La comparación evidencia asignaturas pendientes como mayor conectividad, mayores anchos de banda, oferta de servicios en línea, mayor seguridad en las transacciones y más alfabetización digital que desarrolle entre la población mayores habilidades en línea.

Fuente: Amipci 2016 y Digital Agenda Scoreboard 2016.


Fuente: UIT. ICT Facts & Figures. The world in 2015.

En cuanto a América Latina y el Caribe, el estudio La nueva revolución digital: de la Internet del consumo a la Internet de la producción, elaborado por la Cepal, detalla que en 2014 el usuario promedio se conectó a Internet 21.7 horas por mes y que los principales sitios visitados fueron los de redes sociales, portales, diarios y revistas. La Cepal resaltó el bajo interés por sitios de servicios de banca y gobierno electrónicos. Asimismo, el acceso prioritario fue a sitios extra regionales (Google, Facebook, Microsoft, Yahoo y Wikipedia) en lugar de sitios locales.


Fuente: Cepal. La nueva revolución digital. De la Internet del consumo a la Internet de la producción.

En contraste, datos de la Comisión Europea (CE) demuestran que, a diferencia de los mexicanos, la principal actividad en Internet entre los usuarios del viejo continente en 2015 fue la lectura de noticias (68%), en segundo lugar las compras en línea (65%), mientras que las redes sociales y la banca en línea se ubican en tercero y cuarto lugares, respectivamente (63% y 57%).

Ese mismo año casi dos tercios (65%) de los europeos estuvo en línea diariamente y 10 por ciento adicional accedió a Internet al menos una vez a la semana.


Fuente: Digital Agenda Scoreboard 2016.

La CE indicó que más de la mitad de los usuarios de Internet en la región (57%) confían en la web para realizar actividades de banca electrónica. Finlandia, Estonia, Países Bajos, Suecia y Dinamarca usan el banco en línea entre 88 y 93 por ciento. Por otra parte, 63 por ciento de los internautas europeos aprovecha la red para hacer compras, siendo el Reino Unido, Dinamarca, Suecia y Alemania los países que realizan más compras en Internet entre 80 y 85 por ciento.

Además, el uso de servicios en la nube (cloud) entre la población que accede a Internet en Europa va poco a poco en aumento y forma parte de las estadísticas de la CE. Según las cifras, en 2014 sólo 27 por ciento de los usuarios almacenaba archivos en Internet a través de servicios como Dropbox, Google Drive, iCloud o Flickr. En este segmento, Dinamarca y el Reino Unido fueron las naciones con mayor porcentaje en el uso de servicios en la nube para almacenar información (44 y 42%, respectivamente).

El empleo de Internet para servicios relacionados con la salud también comienza a ser objeto de estudio. Una investigación realizada por BioMed Central con cerca de cinco mil encuestados (internautas) europeos halló que el uso de la web con fines relativos a la salud es más frecuente en los países del Norte europeo, con Dinamarca (62%), Noruega (59%) y Alemania (49%) encabezando la lista; en las naciones del Este están Polonia (43%) y Letonia (35%); y en los países del Sur, con la menor proporción, Portugal (30%) y Grecia (23%).

Las principales actividades de salud en línea de los usuarios de Internet europeos son leer sobre salud y enfermedades (52%), decidir si visita a un médico (46%), buscar información después de una cita médica (44%), disponerse a cambiar hábitos de dieta y estilos de vida (33%) y hacer preguntas sobre el diagnóstico (33%).

El estudio de la Amipci no ofrece datos acerca del uso de Internet en México para temas de salud; no obstante, esta categoría podría estar dentro de la “Búsqueda de información” (el cuarto hábito entre los mexicanos). Un estudio de IAB México, Televisa y MillwardBrown sobre consumo de medios y dispositivos entre internautas mexicanos destaca que respecto a la información de salud, 55 por ciento prefiere leer, 32 por ciento ver videos, 29 por ciento consultar imágenes y 13 por ciento escuchar información.

Otro de los puntos a comparar es el uso principal de redes sociales no sólo en México sino a nivel latinoamericano, en comparación con la consulta de noticias como actividad primordial por parte de los internautas europeos. La Cepal señala que “el uso de redes sociales no está directamente vinculado a los niveles de ingreso”, pues México, Argentina, Perú, Chile y Colombia se encuentran entre los diez países del mundo con mayor porcentaje de usuarios de redes sociales gracias a la reducción de los precios del hardware, el acceso a Internet y la globalización de patrones de consumo, los cuales “explican esta uniformidad y el crecimiento del número de horas destinadas a estas actividades en la región”.

Como ejemplo, la Cepal coloca a Brasil, que a pesar de no estar entre el top ten con mayor porcentaje de usuarios de redes sociales en el mundo, registra el mayor número en promedio de visitantes diarios a esas redes, la mayor cantidad de minutos totales por visita y el mayor número de páginas visitadas por la región.

Fuente: Cepal. La nueva revolución digital. De la Internet del consumo a la Internet de la producción.

Conclusiones

México –y en general América Latina– requiere un uso más productivo de Internet por parte de su población. Una nueva generación de políticas públicas requiere complementar el enfoque del acceso a las tecnologías (de las políticas iniciales) a la generación de contenidos, aplicaciones, plataformas y servicios en línea, es decir, el siguiente objetivo consiste en digitalizar los servicios y las actividades cotidianas e idear estrategias que conduzcan a esa meta.

Aunque todavía existe una brecha importante de infraestructura, cobertura y conectividad, es indispensable que la población se capacite en el uso de las TIC y acceda a servicios digitales para atender sus actividades diarias.

Atendiendo las necesidades de cada país, estado, municipio y ciudad, empresas y gobiernos pueden contribuir al objetivo de digitalizar la sociedad. Para ello se requieren nuevas políticas públicas ya no sólo nacionales, sino locales y por ciudad, es decir, nuevas agendas digitales. El ahorro en tiempo, esfuerzo, desplazamientos y procedimientos digitales redundará en más tiempo libre y mayor calidad de vida para las personas.

Mediatelecom Policy & Law es una empresa consultora dedicada al análisis estratégico de las telecomunicaciones en América Latina. Participaron en la elaboración de este estudio Margarita Cruz, Efrén Páez y Jorge Bravo.

Tweet
Share
Share
Forward

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s