13,433 La operación Disney-Fox: ¿el ocaso del señor Murdoch? Francisco Vidal Bonifaz


Francisco Vidal Bonifaz
Economista y maestro en periodismo económico.
En 2012 llegaba a la cima el desarrollo de los negocios del magnate de los medios Rupert Murdoch. Fue en ese año cuando su conglomerado News Corp. alcanzaba la cifra de ingresos de 33 mil millones de dólares y se colocaba en el cuarto lugar dentro de los grupos de medios más importantes del planeta. Apenas en 2007 Murdoch había logrado embolsarse el diario The Walt Street Journal, uno de los más influyentes rotativos en el mundo de los negocios.

A partir de 2013 las cosas comenzaron a cambiar, al punto de que en mayo de ese año se aprobó la división de News Corp. en dos compañías: la “Nueva” News Corp., que agruparía principalmente los negocios en el segmento de los medios impresos (Australia, Reino Unido y Estados Unidos) y la edición de libros (Harper Collins), y una nueva empresa bautizada como 21.st Century Fox, que administraría los negocios de la producción de canales para la televisión de paga –en Estados Unidos e internacionales—, la televisión abierta en Estados Unidos y el manejo de los estudios que producen audiovisual para el cine y la televisión. Precisamente, la nueva empresa tomaba su nombre de la mítica Twentieth Century Fox, uno de los pilares de Hollywood.

Pero los últimos años no han sido fáciles para la familia Murdoch, en primer lugar debido a la tradicional actitud inescrupulosa que ha caracterizado la actuación empresarial de la cabeza de la familia, Rupert, y de algunos de sus ejecutivos, lo que incluso motivó el cierre del cotidiano inglés News of the World –fundado en 1843— debido al daño y los problemas legales que causó el escándalo de las “escuchas telefónicas” que llegaron a su punto culminante en 2011.
Leer más en Mediatelecom.