13,032 Rolando Alamilla, Radamés Camargo, Tendencias de Gasto en Dispositivos Tecnológicos

Tendencias de Gasto en Dispositivos Tecnológicos

 

Radamés Camargo
radames.camargo@the-ciu.net

 

En la actualidad, se identifica una incesante y en algunos casos, una generalizada adopción de dispositivos tecnológicos, basado en la oferta de dispositivos asequibles en términos de precios derivado del avance y mejoramiento en las capacidades de los equipos.

No obstante, ante la depreciación del peso frente al dólar en periodos recientes, el precio de estos dispositivos se ha incrementado, en razón de que se trata de bienes comerciables internacionalmente y que son tasados en moneda estadounidense. A partir de ello, surge la necesidad por parte de los consumidores de encontrar la mejor opción en precios, ya sea a través de promociones o descuentos, para reducir el impacto que tiene el tiempo de cambio en la compra de estos dispositivos y consecuentemente, en sus bolsillos.

Hoy en día, existen mayores herramientas de información para que el consumidor conozca la mejor oferta y así encontrar dispositivos que se ajusten a sus requerimientos tecnológicos y capacidades adquisitivas. A su vez, es posible identificar el momento idóneo para realizar la compra y conocer sobre nuevos lanzamientos de productos.

En su dimensión cuantitativa y al cierre del tercer trimestre de 2016 (3T16), el gasto promedio de los mexicanos en Smartphones asciende a $2,889 pesos, equivalente a un incremento anual de 19.9% y que representa una quinta parte de lo que cuesta un dispositivo de gama alta de marcas reconocidas. Este crecimiento es atribuible a la cada vez mayor migración o sustitución de dispositivos básicos (Feature Phones) a Smartphones de gama media o baja. Así como derivado de la depreciación que ha sufrido el peso frente al dólar en los últimos años.

Otro dispositivo que identifica un crecimiento en el monto de compra son las tabletas. Al 3T16, el gasto en estos dispositivos fue de $4,561, lo que representa un aumento de tan sólo 1.1%. Ello es atribuible a la oferta actual de tabletas, manufacturadas por distintos fabricantes, a menores precios frente a aquel del iPad de Apple, y que incorporan características tecnológicas básicas desde los $800 pesos.

En este mercado se observa una tendencia de consumo en los extremos, mientras que una proporción importante de consumidores adquiere una tableta con condiciones antes descritas, por otro lado, es posible encontrar tabletas de gama alta a precios elevados que son utilizadas como herramienta de trabajo y que requieren de grandes capacidades de procesamiento y memoria.

Fuente: The Competitive Intelligence Unit

Vale la pena mencionar en este análisis de adquisición tecnológica también a las consolas de videojuegos Durante el periodo, el gasto realizado en consolas fue de $5,351 pesos, es decir, un crecimiento anual de 4.7%, a partir del aumento en la compra de consolas de nueva generación.

Cabe resaltar en este análisis que los fabricantes de Smartphones realizan lanzamientos recurrentes cada año y que en el último año se han enfrentado a una tendencia al alza del dólar, hecho que impacta el costo de adquisición de dispositivos para los comercializadores de estos equipos y que eventualmente es transferido al consumidor final.

Sin embargo, no todo el impacto cambiario es trasferido al precio final de forma inmediata, al contar con dispositivos en stock o inventario y que incluso, este efecto es amortiguado por los oferentes con el consecuente castigo a sus márgenes de utilidad. Debido a que un aumento importante en precios impactaría a la baja en las ventas. A diferencia de las consolas de videojuegos y tabletas cuyos modelos se renuevan cada 2 o 3 años y por tanto el ajuste cambiario toma mayor tiempo en surtir sus efectos en el consumidor final.

A lo que cabe añadir que los almacenes realizan la compra de dispositivos que comercializarán con meses de anticipación. De esta forma, el reciente aumento del precio del dólar ante eventos recientes como la elección presidencial en Estados Unidos y la inestabilidad de las finanzas públicas, no tendría efectos negativos inmediatos en los bolsillos de los consumidores, puesto que se trata de dispositivos que se adquirieron a un tipo de cambio previo de hace seis meses o más tiempo.

Ofertas como el Buen Fin y promociones de fin de año, representan una gran oportunidad para los consumidores que desean adquirir productos tecnológicos a un menor tipo de cambio. Puesto que al agotar el inventario, los almacenes tendrán que resurtir estos dispositivos a un nivel cambiario actual, lo cual resultará en un consecuente, aumento de precios a los usuarios finales.