12,757 Efrén Páez Jiménez, Jorge Bravo, Cobertura y despliegue de la red compartida

Cobertura y despliegue de la red compartida

Efrén Páez Jiménez
Analista Económico de Mediatelecom Policy & Law

Jorge Bravo
Director Ejecutivo de Mediatelecom Policy & Law

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) publicó la convocatoria internacional para participar en el concurso de adjudicación de la red pública compartida en la banda de 700 MHz. Este proyecto de infraestructura y servicios mayoristas de telecomunicaciones móviles abre muchos temas de reflexión. En este primer análisis Mediatelecom Policy & Law se centrará en la cobertura del proyecto y los plazos previstos para el despliegue de la red, con base en la experiencia internacional de licitación e instalación de la banda de 700 MHz.

Cobertura social

Las bases del concurso publicadas por la SCT señalan que la empresa, consorcio o desarrollador ganador deberá iniciar operaciones a más tardar el 31 de marzo de 2018, con una cobertura de al menos 30 por ciento (incluidos dentro de este total 4.5 por ciento de cobertura rural).

El elemento de inclusión social es uno de los más importantes del concurso, ya que la red compartida en la banda de 700 MHz tiene el propósito de política pública de conectar las zonas apartadas, de poca densidad poblacional y de escasos recursos económicos del país, aprovechando las características técnicas y de mayor propagación de la frecuencia, para alcanzar una mejor cobertura con una menor inversión.

Las bases del concurso establecen que se debe considerar la “población agregada” de México. Si se consideran las estadísticas del INEGI en el censo poblacional de 2010, se tiene que la población ese año era de 112.3 millones de habitantes, de los cuales 30 por ciento de cobertura inicial de la red compartida representan 33.7 millones de personas.

Las bases también indican que los concursantes deberán comprometerse a ofrecer una cobertura de 0.15 puntos porcentuales en localidades menores a 10 mil habitantes por cada punto porcentual que ofrezcan en poblaciones superiores a 10 mil habitantes. Las más recientes cifras del INEGI indican que 65.73 por ciento de la población habita en localidades superiores a 10 mil habitantes, equivalente a 73.8 millones de habitantes.

Debe destacarse la importancia de la “población agregada” en el concurso, ya que no es lo mismo 30 por ciento de la población total en general, que la suma de 25.5 por ciento de población urbana (localidades mayores) y 4.5 por ciento de población rural (localidades menores). Es decir, la “población agregada” es la distribución de la población entre las distintas localidades (mayores y menores), conforme al Censo del INEGI.

Según el Censo 2010, en México existen 14 tamaños de localidades, como se muestra en la siguiente tabla. Para el despliegue inicial de la red compartida en marzo de 2018, el desarrollado ganador deberá incluir al menos 4.5 por ciento de la población contenida dentro de las localidades 1 al 6, y 25.5 por ciento a partir de las localidades 7 a 14 (mayores de 10 mil habitantes).

Tamaño de localidades poblacionales en México

Como se aprecia en la siguiente tabla, hacia el 31 de marzo de 2018 al menos 1.7 millones de habitantes en localidades menores a 10 mil habitantes deberán ser cubiertos por la red compartida. Esta cifra de habitantes en zonas alejadas deberá crecer conforme se incremente año con año la cobertura de la red, de al menos 85 por ciento, según las bases del concurso.

Se espera que el operador ganador ofrezca una cobertura de al menos 85 por ciento a los 60 meses después de la adjudicación de la red, es decir, en 2023 deberá dar servicio a 110.8 millones de personas, considerando la estimación poblacional por parte de la Comisión Nacional de Población (Conapo) de la Secretaría de Gobernación de 130 millones de habitantes en dicho año.

Experiencia internacional

Si se considera el despliegue de redes APT 700 MHz en el mundo, en promedio el despliegue para la primera red comercial es de alrededor de un año, según datos de los organismos reguladores de cada país y de la Asociación Global de Proveedores móviles (GSA) hasta el 27 de enero de 2015.

Lo anterior parece coincidir con las obligaciones impuestas por otros países en concursos similares de la red de 700 MHz.

Países como Argentina dieron un plazo más amplio para la entrada de nuevos competidores, considerando que las compañías presentes en el mercado ya cuentan con infraestructura instalada y pueden acelerar el despliegue en zonas urbanas.

En Argentina, donde se realizó un concurso de múltiples bandas, la Secretaría de Comunicaciones (SeCom) concedió hasta 18 meses para los operadores incumbentes (Personal, Movistar y Claro) y 24 meses para Airlink (nuevo operador, aunque posteriormente regresó las frecuencias por falta de pago) para la prestación del servicio en las capitales provinciales, el Área Metropolitana de Buenos Aires, Mar del Plata, Bahía Blanca, Rosario y 13 corredores que suman 5 mil 343 kilómetros.

En la segunda etapa (hasta 27 meses desde la asignación de frecuencias) se realizará el despliegue para las localidades de todo el país con más de 50 mil habitantes, y 11 corredores por un total de 4 mil 607 kilómetros.

La tercera etapa incluye las localidades con más de 10 mil habitantes y 10 corredores. En la cuarta etapa las localidades con más de 3 mil habitantes y 12 corredores, y la quinta y última etapa (60 meses tras la asignación de frecuencias) las localidades con más de 500 habitantes y otros nueve corredores.

En Paraguay, que tiene una población de aproximadamente 6.5 millones de habitantes, se dio un plazo de 8 meses posteriores a la adjudicación para la implementación del servicio en las principales ciudades del país, y de 40 meses para una cobertura en todo el territorio nacional. Se deberá incrementar el servicio móvil en todas las localidades de 500 habitantes en un plazo mínimo de 60 meses, así como la actualización de sus redes para incrementar la oferta de banda ancha móvil que garanticen un mínimo de 1 Mbps.

En Taiwán, con 23.4 millones de personas, la licitación de 2013 que asignó 270 MHz de espectro en tres diferentes bandas (700 MHz, 900 MHz y 1.8 GHz) incluyó obligaciones de cobertura: los operadores tienen cinco años para ofrecer 80 por ciento de cobertura de la población o más de mil estaciones base capaces de ofrecer 100 Mbps para 50 por ciento de la población.

En Chile, el concurso realizado en 2013 estableció la obligatoriedad de dar conectividad a mil 281 localidades aisladas y 13 rutas que suman 854 kilómetros, en un plazo de 18 meses desde la publicación de los decretos que otorgan las concesiones respectivas. Asimismo, suministrar el servicio público de transmisión de datos con acceso a Internet, exento de pago por dos años, en 503 Establecimientos Educacionales Municipales y/o Subvencionados.

En España, durante la licitación de 2011, que incluyó 310 MHz de espectro en 58 bloques de las bandas de 800 MHz, 900 MHz y 2.6 GHz, con licencias válidas hasta 2030, el gobierno estableció compromisos que incluían la entrega de una velocidad de 30 Mbps, para al menos 90 por ciento de la población de las ciudades de menos de 5 mil habitantes en 2020 (tecnología de cuarta generación), equivalente a 98 por ciento de la población.

Nueva Zelanda, con una población de alrededor de 4.5 millones de habitantes y un territorio equivalente a 8.8 por ciento de México, exigió mínimos de cobertura de acuerdo con los montos adquiridos por los operadores en la licitación que finalizó en octubre de 2013.

Finalmente, Francia tiene una población aproximada de 67 millones de personas. La licitación de la banda de 700 MHz de diciembre de 2015 definió coberturas y plazos precisos para los cuatro ganadores incumbentes de los bloques de frecuencias (Orange, SFR, Bouygues Telecom y Free Mobile).

Hacia el 17 de enero de 2022 deberá estar cubierta 18 por ciento de la población y 63 por ciento del territorio francés, así como 60 por ciento de las rutas regionales del tren en todo el país. Cinco años después (enero de 2017), deberá estar cubierta 98 por ciento de la población metropolitana, 90 por ciento de la población en cada departamento metropolitano y 80 por ciento de las rutas del tren. Finalmente, en diciembre de 2030 deberá estar concluida la cobertura prevista por el regulador y los operadores.

Conclusiones

1) A diferencia de otros países y experiencias internacionales de licitación y uso de la banda de 700 MHz, México enfrenta tres desafíos adicionales:

a) aproximadamente 50 millones de habitantes desconectados, la mayor parte de ellos ubicados en zonas apartadas, rurales y de bajo poder adquisitivo, es decir, con algún grado de pobreza. Lo anterior es importante aclararlo, porque en los países enumerados, la población ya disfruta de servicios de telecomunicaciones y la asignación de más espectro para servicios móviles avanzados cumple la función de desplegar nuevas tecnologías de cuarta generación (4G-LTE) y satisfacer una mayor demanda de datos móviles, debido a una mayor proliferación de teléfonos inteligentes, aplicaciones móviles y consumos digitales, principalmente video en línea.

b) una orografía compleja que dificultará el acceso a poblaciones de escasos habitantes, las cuales enfrentan mayores carencias socioeconómicas y de infraestructura básica de servicios, incluidos los de electricidad y telecomunicaciones.

c) Una población mayoritariamente dispersa, lo cual requerirá un plan estratégico y eficiente de despliegue de infraestructura en las distintas localidades para alcanzar a la población agregada que mencionan las bases del concurso. Mientras Francia tiene una densidad poblacional de 98.8 habitantes por kilómetro cuadrado, la de México es de 57 habitantes por kilómetro cuadrado. Lo anterior evidencia el reto que implicará la instalación de la red mayorista.

2. Las bases del concurso plantean exigencias regulatorias y de despliegue de la red, las cuales se encuentran dentro de los parámetros de la experiencia internacional. La diferencia radica en que las exigencias contempladas en otros países son para operadores y redes existentes, por lo que resulta más económico y veloz la operación de bloques y bandas del espectro adicionales. En México, en cambio, la instalación de la red iniciará desde cero, al tiempo que los operadores tradicionales avanzan en cobertura y ofertas comerciales para atraer nuevos clientes.

3. Así como en otros países la asignación de la banda de 700 MHz ha sido para operadores que en la mayoría de los casos ya ofrecen servicios en el mercado, el proyecto de red compartido contempla algunos incentivos de política pública y regulatorios para ampliar la cobertura y acelerar la instalación, en particular, el bajo costo de los pagos de derecho y los dos hilos de fibra óptica incluidos dentro del paquete licitatorio.

4. Finalmente, es positiva la inclusión de un porcentaje demostrable de cobertura en pequeñas localidades como parte de la población agregada. En caso de que la cobertura de la red compartida alcance 85 por ciento de la población, dentro de esta cifra estará incluido 12.75 por ciento de la población en localidades menores a 10 mil habitantes. Este 12.75 por ciento representa menos de la mitad de toda la población que actualmente se encuentra en poblaciones menores a 10 mil habitantes. Es decir, aun restará un porcentaje menor de poblaciones no conectadas, incluso a la red mayorista.