12,551 Jorge Fernando Negrete, Jorge Bravo, Mediatelecom, Y el paquete más barato de TV de paga en México es…

Y el paquete más barato de TV de paga en México es…

Jorge Fernando Negrete P.
Director General de Mediatelecom Policy & Law

Efrén Páez
Analista Económico de Mediatelecom Policy & Law

Jorge Bravo
Director Editorial de Grupo MediatelecomDos hechos

Primero: se ha mencionado y ponderado en diversos espacios editoriales que un estudio de la destacada consultora Ovum coloca a México con las tarifas más bajas en el servicio de televisión de paga en América Latina. El estudio se denomina Benchmark de precios de la televisión paga en América Latina y se publicó en abril de 2015.

Segundo: Telmex informó que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) inició diversos procedimientos para determinar posibles incumplimientos en su título de concesión, la Constitución y la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión relacionados con la regla de gratuidad en la retransmisión de señales de televisión abierta.

Primera aclaración

Según el estudio comparado de la consultora Ovum sobre precios de paquetes de TV de paga, el costo mínimo medio de paquetes en México es de 22.2 dólares PPP, el más barato de una muestra de diez países de América Latina.

El dato de Ovum de que México exhibe las tarifas más económicas en TV de paga en América Latina ha sido utilizado en espacios editoriales para sugerir que Grupo Televisa, a través de sus filiales (Sky, Izzi –antes Cablevisión–, Cablemás, TVI, Cablecom y Telecable), ofrece las tarifas más asequibles al consumidor. La asociación mediática es sencilla y burda:

México tiene las tarifas más baratas en TV de paga = Televisa ofrece las tarifas de TV de paga más baratas
Sin embargo, siempre que se manipula, se usa parcialmente o a modo un estudio, aparecen contradicciones insalvables. Según el mismo estudio de Ovum, el paquete básico de TV de paga más barato no pertenece a una empresa de Televisa, sino a Dish de MVS Comunicaciones, equivalente a 20.5 dólares PPA. En segundo lugar se ubica VeTV de Televisa, por 21.1 dólares PPA.

Es decir, quienes utilizaron a su favor el estudio de Ovum para festinar que México tiene las tarifas más asequibles de TV de paga en la región, olvidaron mencionar que el paquete básico más barato lo ofrece Dish, competidor de Televisa en ese mercado.

Convertido a pesos mexicanos, el paquete Básico de Dish tiene un precio de 164 pesos (50 canales más Dish móvil, el servicio OTT de la compañía). En cambio, el paquete básico de Televisa más económico es VeTV (50 canales en prepago).[1]

Captura de pantalla del estudio de Ovum donde muestra cuál es servicio básico más barato en México

Segunda aclaración

El procedimiento que inició el IFT contra Telmex por posibles incumplimientos se encuentra en el ámbito de sus atribuciones, pero hay que señalar sus razones.

1. En 2008 Telmex y Dish solicitaron a la extinta Comisión Federal de Competencia (CFC) su autorización para un acuerdo de facturación y cobranza, el cual fue aprobado. Este acuerdo implica que Telmex cobre a los clientes de Dish a través del recibo Telmex. La telefónica fija ya ofrece este mismo servicio a 900 empresas, entre ellas Socio Águila y Teletón, vinculadas a Televisa. El acuerdo de facturación y cobranza le permite a Dish reducir costos y ofrecer un servicio más económico a sus usuarios. No es lo mismo utilizar las tiendas de Telmex para promocionar Dish y cobrar el servicio contratado a través del recibo telefónico que tener que abrir centros de atención al cliente y desarrollar un sistema de facturación y cobranza propio. Como se demuestra en el estudio de Ovum, claramente el acuerdo de facturación, cobranza y promoción entre Telmex y Dish beneficia a los consumidores, con el paquete de televisión de paga más barato de México y América Latina. Esta estrategia crea una presión competitiva a Televisa, empresa que prefiere invertir y desplegar campañas en los medios que reducir sus tarifas.

2. El 28 de enero de 2011, Cablevisión, Sky, Bestphone, TVI y Cablemás (todas empresas de Televisa), denunciaron ante la extinta CFC una concentración prohibida entre Telmex y Dish. Los siete agravios que presentaron las empresas fueron declarados infundados por unanimidad de votos de los cinco comisionados de la entonces CFC.[2] Es decir, la presunta concentración entre Telmex y Dish ya fue investigada y la CFC analizó los contratos existentes, como se menciona en la resolución de la CFC. El artículo 23 de la Constitución señala que “nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito” (non bis in idem), lo cual es reconocido como un derecho fundamental.

3. La reforma constitucional de 2013 obligó por primera vez a los concesionarios de televisión abierta a permitir la retransmisión gratuita de sus señales en los servicios de TV de paga. Sin embargo, los legisladores defendieron a las televisoras e impidieron que los agentes económicos preponderantes (Telmex-Telcel) y los consumidores tuvieran derecho a la regla de gratuidad, tasando el incumplimiento con la revocación del título concesión del agente económico preponderante que se beneficie directa o indirectamente con la regla de gratuidad. Es decir, vieron que Telmex tenía un acuerdo comercial con Dish que, por efecto de la reforma, comenzaría a retransmitir las señales abiertas de las televisoras, lo cual es juzgado como un beneficio directo o indirecto para Telmex en su calidad de preponderante. Incluso si fuera demostrado, se estaría aplicando de forma retroactiva la reforma constitucional, lo cual es considerado por el Derecho como reprobable, a menos que la nueva ley otorgue un trato más benigno como resultado de la retroactividad de la ley, debido a que el acuerdo de facturación y cobranza entre Telmex-Dish es anterior a la reforma constitucional. Hacer retroactiva la regla de gratuidad a un acuerdo de facturación y cobranza de 2008 no resulta benéfico para las empresas. Así lo señala el artículo 14 de la Constitución: “a ninguna ley se dará efecto retroactivo en perjuicio de persona alguna”.

4. El 13 de enero de 2015 el IFT multó a Telmex y Dish (14.4 y 43 mdp, respectivamente) por no notificar un acuerdo de compra desde 2008. Esta investigación y resolución deriva de la filtración en febrero de 2014 de un documento denominado “Proyecto Alpha”, un contrato que, como su nombre lo indica, es un “proyecto” de una situación hipotética que podría ocurrir pero que no se ha materializado: la concentración Telmex-Dish. El IFT precisó que la sanción “no se impuso como consecuencia de una práctica dañina para el mercado”, es decir, se reconoce que no afecta a la competencia la sociedad Telmex-Dish. Siete meses después de la sanción, el IFT notificó el inicio de diversos procedimientos para determinar incumplimientos al título de concesión de Telmex, la Constitución y la legislación secundaria. En su resolución final, el IFT deberá ponderar el derecho fundamental de acceso a las TIC versus la regla de gratuidad. ¿Qué es más elevado: un derecho fundamental o un artículo transitorio hecho a la medida para beneficiar o perjudicar a una empresa? ¿Qué es más elevado: el derecho de los usuarios a recibir las señales abiertas de televisión y el disfrute del servicio de televisión de paga de Dish que es el más barato del mercado, o el presunto derecho de las televisoras de obstaculizar la competencia y la retransmisión de sus señales de TV abiertas, por las cuales ya obtuvieron ingresos vía la publicidad? Ese es el dilema del IFT.

TV de paga social

La irrupción de Dish al mercado de la televisión de paga en México significó la entrada de un competidor que con tarifas bajas atendió a hogares de menos ingresos. Por primera vez, muchos hogares de bajos recursos en México tuvieron acceso a la TV de paga gracias al ingreso de Dish al mercado y el acuerdo de facturación y cobranza con Telmex. La cobertura y la penetración al servicio crecieron. Al mismo tiempo, Sky de Televisa se vio favorecida por el ingreso de Dish porque nunca ha dejado de crecer en el número de suscriptores a su servicio ni la entrada de Dish le restó clientes, lo cual demuestra que Dish atendió un mercado olvidado, el de los usuarios de bajos ingresos.

La incursión de Dish el 1 de diciembre de 2008 (en asociación con Dish Network y Schostar de Estados Unidos) fue un éxito de la competencia. La entrada de Dish al mercado de la televisión satelital en México rompió el monopolio de Televisa desde 2004 a través de Sky, tras el retiro de DirecTV.

La irrupción de Dish logró reducciones de precios de 60 por ciento en promedio. En menos de dos años alcanzó su primer millón de clientes y una participación en el mercado de televisión satelital de 31 por ciento. Un total de 65 por ciento de los suscriptores de Dish nunca había tenido acceso al servicio de televisión de paga.

Sky, en cambio, tardó 13 años en alcanzar dos millones de suscriptores y actualmente posee 71 por ciento del mercado. Sin embargo, desde que entró Dish al mercado Sky añadió más de 4 millones de clientes. En cuatro años (2009-2013) Sky triplicó su base de usuarios, al pasar de casi dos millones de suscriptores a más de 6 millones de clientes; en promedio, creció un millón de suscriptores al año.

En 2009 el servicio DTH creció 51.8 por ciento; en 2010 el crecimiento fue de 83.8 por ciento; en 2011, aunque bajó, se ubicó en 44 por ciento. La competencia benefició a Televisa porque despegó el sistema Sky y obligó a la empresa a crear paquetes de bajo costo a través de VeTV.

Como atinadamente señala el estudio de Ovum, aunque Televisa tiene más suscriptores y mayores ingresos, el paquete básico más barato sigue siendo el de Dish. “En muchos países este servicio todavía es accesible solamente para quienes se encuentran en el extremo superior de la escala de ingresos (…). Mientras DirecTV y los operadores de cable tradicionalmente han atendido los segmentos de mayores gastos, los operadores que se incorporaron al mercado más tarde, como Claro y Dish de México, prefieren dirigir una mayor parte de sus ofertas a una base más amplia de clientes de ingresos intermedios y bajos por medio de paquetes de servicios mensuales más económicos”, señala el estudio de Ovum que intencionalmente no fue mencionado.


Fuente: IFT.
Fuente: elaboración propia con base en datos de Cofetel e IFT.
Fuente: elaboración propia con base en datos de Cofetel e IFT.

La competencia en el mercado de la TV de paga en México permitió que la penetración pasara de 28 a 40 por ciento en 2011, después de dos años de la entrada en operación de Dish. Debido a la política de precios bajos de Dish, la TV de paga dejó de ser un servicio de lujo y comenzó a penetrar entre los sectores de bajos ingresos de México, rompiendo el modelo de negocios tradicional basado en los sectores de más altos ingresos de zonas residenciales.Los esfuerzos por descarrilar la alianza comercial Telmex-Dish atenta contra tres de los objetivos de la reforma constitucional: garantizar el derecho de acceso a las TIC, fomentar la competencia y reducir los precios de los servicios. El IFT tiene la facultad de interpretar la legislación en la materia pero, sobre todo, tiene la obligación de velar por el bienestar de los consumidores.

Competencia, reducción de costos, diversidad de paquetes de canales y disminución de tarifas (gracias al acuerdo de facturación y cobranza Dish-Telmex) hicieron crecer la televisión satelital entre los hogares de bajos ingresos, incluso al grado de superar por primera vez en 2011 el total de abonados al servicio de televisión por cable.

La alianza Dish-Telmex constituye una estrategia inteligente y eficiente que ahorra costos en beneficio de los consumidores. El estudio de Ovum lo demuestra. Gracias a que Dish no factura ni cobra directamente a sus usuarios ni instala puntos de venta, el servicio DTH es más barato, se dirige a un mercado más amplio, ha penetrado en los hogares de bajos ingresos, ha crecido a tasas superiores a 50 por ciento y tiene una auténtica cobertura social.

Estos acuerdos no cambian la estructura accionaria de las empresas ni implican un proceso de consolidación. La nueva acusación en contra del agente económico preponderante es porque se beneficia de la gratuidad de las señales de televisión abierta. ¿Cómo beneficiarse de señales radiodifundidas que ya son abiertas? ¿Cómo beneficiarse si el costo de su agregación no debe reflejarse en los suscriptores?

Una vez más, el IFT debe resolver si salvaguarda el derecho de los usuarios o el derecho de las empresas.


[1] Consulta realizada el 27 de agosto de 2015 en los sitios de Internet de Dish México y Sky.
[2] Los siete agravios de Televisa fueron los siguientes: 1) falsedad en la información; 2) existencia de una posible inversión conjunta y un financiamiento otorgado por Telmex a Dish; 3) análisis de mercado relevante incorrecto; 4) resolución indebidamente fundada y motivada; 5) denuncia de prácticas monopólicas; 6 y 7) incongruencia en la resolución de la extinta CFC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: