12,506 México, Parametría, La calidad democrática antes y después de la elección

La calidad democrática antes y después de la elección
México transitó de un régimen político donde existía un partido hegemónico a uno con competencia electoral real. Si bien por mucho tiempo las elecciones se caracterizaron por ser inequitativas, nada transparentes y poco confiables, esto ha ido cambiando por diferentes factores, tales como: la creación de organismos autónomos  como el Instituto Federal Electoral ahora INE; el surgimiento de una ciudadanía más participativa y exigente; la alternancia, y una oposición cada vez más importante que reclamó que existieran condiciones más equitativas en las contiendas electorales.

Al respecto, Parametría ha realizado una serie de encuestas a lo largo de los años para conocer qué opinan los mexicanos sobre la calidad de los procesos electorales, la imparcialidad de las instituciones y el valor del voto en México. Recientemente decidimos realizar las mismas preguntas sobre estos temas antes del proceso electoral y después del mismo para ver cómo el llamado a las urnas afectaba o no las opiniones de los ciudadanos.

El primer dato importante que arroja el estudio es que existe una opinión dividida ente los entrevistados sobre si las elecciones son o no libres, limpias y equitativas. Si bien 45 % considera que las elecciones sí presentan estas características, otro 43 % opina lo contrario. Existe un número importante de personas que dijo que los procesos electorales no cumplen con las características que deberían tener para ser una democracia de calidad, lo que puede derivar en poca confianza en las elecciones y pérdida de legitimidad.

Observamos que antes de la elección de diputados federales, el 50 % de los mexicanos veía las elecciones como libres, limpias y equitativas, después del proceso ese porcentaje bajó 5 % para llegar al 45 %. Asimismo aumentaron de 39 % a 43 % los que consideraron que las elecciones en México no cumplían con las características antes mencionadas.

Desde el año 2011 preguntamos a los mexicanos si habían contemplado o no hechos fraudulentos durante las elecciones. En junio de ese año el 18 % de los entrevistados dijo que ellos o alguien en quien confiaban habían presenciado actos fuera de la ley en el proceso electoral anterior. En la medición de abril de 2015, el porcentaje de personas que mencionaron ser testigos o tener alguien cercano que presenció un hecho fraudulento durante las elecciones aumentó a 23 % y finalmente unos días después del proceso de junio del año en curso el porcentaje que dijo saber de acciones ilegales realizadas durante las elecciones bajó a 19 %. Un dato positivo es que ocho de cada diez mexicanos entrevistados recientemente mencionaron que ellos personalmente o alguien de confianza no había presenciado hechos fraudulentos durante las pasadas elecciones.

Otro dato positivo es que la mitad de los ciudadanos están de acuerdo con la frase: “a final de cuentas mi voto influye en la forma en que se gobierna en el estado”. La pregunta fue pensada para medir qué tanto creen los ciudadanos que su participación en las elecciones es importante y si se consideran o no actores fundamentales en el proceso democrático, sobre este tema encontramos que más de la mitad de los ciudadanos comulga con la frase. Solamente tres de cada diez se muestran en desacuerdo con la misma (28 %). Aunque hay que señalar que después del proceso electoral también se redujo el porcentaje de ciudadanos que consideraron que su voto influía en la forma en la que se gobernaba su estado, pues pasó de 59 % a 50 % los que así lo refirieron.

Las elecciones son una especie de prueba que tienen los sistemas democráticos para que los ciudadanos evalúen distintos temas como la equidad de la contienda, el valor del voto, la evaluación sobre los organismos electorales, etc. Esta prueba tiene especial relevancia en democracias no consolidadas donde existe una importante desconfianza en el sistema electoral. En México encontramos que después de las elecciones celebradas en junio pasado donde se eligieron a los diputados federales, nueve gobernadores y otros cargos públicos, descendió en algunos temas la opinión acerca de contar con una democracia de calidad, lo que puede tener implicaciones en la legitimidad de los gobiernos.

Fuente:

PARAMETRÍA: Encuesta Nacional en vivienda. Representatividad: Nacional. Número de entrevistas: 800 cuestionarios hechos a personas de 18 años en adelante con credencial para votar que residan en el lugar de interés al momento de la entrevista. Fecha de levantamiento: del 20 al 24 de junio de 2015. Tasa de Rechazo: 46 %. Nivel de confianza estadística: 95 %. Margen de error: (+/-) 3.5 %. Diseño, muestreo, operativo de campo y análisis: Parametría SA de CV. Método de muestreo: Aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño. Unidad de muestreo: Las secciones electorales reportadas por el INE.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: