12,501 México, Parametría, Califican bien al INE pero desconfían más de resultados electorales

Califican bien al INE pero desconfían más de resultados electorales
A raíz de la reforma electoral aprobada el año pasado, el órgano electoral encargado de organizar las elecciones a nivel federal tuvo cambios importantes en sus atribuciones, lo que implicó un modificación en la denominación del mismo; pasó de ser el Instituto Federal Electoral (IFE) a Instituto Nacional Electoral (INE), ya que la institución absorbió algunas de las tareas realizadas por los institutos locales electorales[1].

El IFE nació en el año de 1990, como resultado de las reformas realizadas a la Constitución en materia electoral. Fue un esfuerzo para contar con una institución imparcial que dotara de certeza y transparencia a los procesos electorales a nivel federal[2]. Este organismo se diseñó con la finalidad de mitigar la desconfianza que los ciudadanos tenían en cómo se realizaban las elecciones en el país, sobre todo recordando la larga historia de procesos electorales sesgados, poco equitativos y nada transparentes que se vivieron por décadas en México.

Si observamos la serie histórica integrada por encuestas en vivienda realizadas por Parametría, la cual inició en el año 2002 observamos cómo el IFE era una de las instituciones que generaba más confianza en los mexicanos, cumplía con su razón de ser. El porcentaje de personas que dijo confiar en el órgano electoral encargado entre otras cosas de organizar y realizar las elecciones para presidente, osciló de 2002 a 2012 entre 48 % y 66 %. En este periodo de tiempo siempre fueron más las personas que dijeron tener “mucha” o “algo” de confianza en esta institución que aquellos que mencionaron tener “poco” o “nada”.

Sin embargo, observamos un cambio importante en el año 2013 y el primer semestre de 2014, en estas fechas, por primera vez más de la mitad de la población dijo desconfiar del Instituto Federal Electoral (51 % y 56 % respectivamente), en las encuestas realizadas en esos años fueron más los ciudadanos que mencionaron no confiar en el IFE que aquellos que dijeron sí hacerlo, algo que nunca antes se había presentado.

El desgaste en el tiempo, los constantes ataques por parte de los partidos políticos, decisiones polémicas que fueron tomadas en los procesos electorales -por ejemplo en la elección de 2006- así como un cierto desencanto de los ciudadanos con el sistema democrático pueden ser algunas de las causas de este deterioro en la confianza del órgano electoral federal, quien a partir de marzo de 2013 muestra una marcada pérdida de confianza.

No obstante los datos anteriores, un evento positivo es que en enero de 2015 y julio del mismo año, ya con los cambios realizados al ahora INE, se observa un repunte en la confianza que los mexicanos tienen en esta institución. En la más reciente medición realizada en junio de este año, el 52 % de los mexicanos dijeron tener mucho o algo de confianza en el órgano electoral nacional mientras que 47 % informó lo contrario.

Las elecciones siempre son una prueba importante para los cuerpos electorales, el proceso electoral que tuvo lugar en México el mes pasado fue el primero en el que participó el recién creado INE y de acuerdo con los datos de la más reciente encuesta cara a cara realizada por Parametría fue un buen inició para esta institución. Seis de cada diez calificó el trabajo realizado por este órgano como “muy bueno” o “bueno” mientras que tres de cada diez lo evaluó como “malo” o “muy malo”. Es decir son más aquellos que aprueban el trabajo realizado que quienes lo reprueban.

Al revisar este dato en el tiempo observamos cómo del año 2012 a 2015 disminuyeron las personas que calificaron el trabajo del INE como malo o muy malo, pasó de 32 % a 28 %. Empero el porcentaje más bajo de calificaciones negativas se presentó en noviembre de 2006 con solo 24 %. Por el contrario, el porcentaje más alto de evaluaciones positivas lo encontramos en julio de 2012 cuando siete de cada diez mexicanos consideraron que la labor del entonces IFE había sido buena o muy buena.

Un dato preocupante es que a partir del año 2006 se observa una tendencia a la baja en los mexicanos que indican tener confianza en los resultados que da a conocer el órgano electoral nacional. Mientras que en noviembre de 2006 el 61 % dijo confiar en los datos otorgados por el entonces IFE sobre la elección presidencial, en la más reciente encuesta el porcentaje de personas que confió en que los resultados de las elecciones donde se eligieron diputados federales fueron ciertos descendió a 53 %.

Si bien aún son más quienes confían en los datos dados a conocer por este organismo sobre cómo quedó finalmente la contienda electoral, se observa que hay cada vez menos mexicanos que así lo consideran, un dato que debe ser alarmante para todos por las implicaciones que puede llegar a tener.

La complejidad de los procesos electorales requiere cada vez más de institutos profesionales que se encarguen de organizar las elecciones. Las tareas que realizan estos órganos son de gran importancia en los sistemas democráticos ya que la confianza que los ciudadanos tienen del proceso electoral deriva en gran parte de la actuación de los mismos. En México el IFE realizó un gran trabajo para recuperar la confianza de los votantes en la selección de los representes, lo que derivó en procesos electorales ininterrumpidos con importantes porcentajes de participación. Por ellos resulta necesario trabajar para que esta confianza no se pierda, para que los ciudadanos sigan optando por la vía democrática para la elección de sus representantes.

Fuentes:

PARAMETRÍA: Encuesta Nacional en vivienda. Representatividad: Nacional. Número de entrevistas: 800 cuestionarios hechos a personas de 18 años en adelante con credencial para votar que residan en el lugar de interés al momento de la entrevista. Fecha de levantamiento: del 20 al 24 de junio de 2015. Tasa de Rechazo: 46 %. Nivel de confianza estadística: 95 %. Margen de error: (+/-) 3.5 %. Diseño, muestreo, operativo de campo y análisis: Parametría SA de CV. Método de muestreo: Aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño. Unidad de muestreo: Las secciones electorales reportadas por el INE.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s