12,494 Octavio Islas, El Universal, Tech Bit, Proyecto Internet, Hacking Team y la costosa factura del “espionaje ilegal”., 9 de julio de 2015

Hacking Team y la costosa factura del “espionaje ilegal”.
Octavio Islas.

De acuerdo con Wikipedia, la firma Hacking Team [http://www.hackingteam.it/] es una empresa de tecnologías de información, con sede en Milán, Italia, que vende capacidades de intrusión ofensiva y vigilancia a los gobiernos e instituciones interesadas en contratar sus servicios.

Hacking Team (HT) desarrolló “Galileo”, un programa espía que fue descubierto por el grupo The Citizen Lab en la Universidad de Toronto. HT cuenta con sucursales en Annapolis y Singapur. De acuerdo con la revista Wired, la Agencia Federal de Investigación de Estados Unidos es uno de los clientes de HT.

Los sistemas de control remoto de HT permiten vigilar las comunicaciones de los usuarios de Internet, descifrar archivos y correos electrónicos encriptados, elaborar fichas Skype y otras comunicaciones de voz sobre IP, y de forma remota activar micrófonos y cámaras en los equipos de destino, por ejemplo, teléfonos inteligentes. Por lo menos 27 gobiernos son clientes de la firma, entre los cuales se encuentran Etiopía, Chile, España, Honduras, Sudan y Panama, México.

El primer domingo de julio se dio a conocer que durante 12 horas fue hackeado el sitio web de la referida firma italiana, dedicada al espionaje cibernético. Los hackers obtuvieron más de 400 Gigabytes de información.

México es el principal clientes de la firma Hacking Team. Los contratos celebrados con diversas instituciones reportan a HT ingresos estimados en 6 mil 300 millones de dólares. Entre los clientes “activos” de HT en México se encuentran los gobiernos de Campeche, Querétaro, Tamaulipas, Yucatán, Durango, Procuraduría General, Secretaría de Gobernación (Segob).

Miguel Angel Osorio Chong, titular de Segob, afirmó que los contratos que celebró Gobernación con la firma Hacking Team datan del gobierno del presidente Felipe Calderón.

Sin embargo, de acuerdo con un contrato que dio a conocer en Twitter [https://twitter.com/r3dmx/status/618412259325313024] la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), en abril de 2015, siendo Enrique Peña Nieto presidente de la República, la Secretaría de Gobernación adquirió un sistema de control remoto (RCS) a la referida firma por la cantidad de 205 mil euros. La orden de compra de la Segob fue registrada bajo el número 016/2015 en el contrato CISEN/020/15, fechada en Milán, Italia, el 24 de abril de 2015.

Los gobiernos estatales que han contratado los servicios de Hacking Team, incurren en una abierta violación de los establecido el artículo 16 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: “Las comunicaciones privadas son inviolables. La ley sancionará penalmente cualquier acto que atente contra la libertad y privacía de las mismas, excepto cuando sean aportadas de forma voluntaria por alguno de los particulares que participen en ellas. El juez valorará el alcance de estas, siempre y cuando contengan información relacionada con la comisión de un delito. En ningún caso se admitirán comunicaciones que violen el deber de confidencialidad que establezca la ley”.

“Exclusivamente la autoridad judicial, a petición de la autoridad federal que faculte la ley o del titular del ministerio público de la entidad federativa correspondiente, podrá autorizar la intervención de cualquier comunicación privada. Para ello, la autoridad deberá fundar u motivar las causas legales de la solicitud, expresando además, el tipo de intervención, los sujetos de la misma y su duración. La autoridad judicial federal no podrá otorgar estas autorizaciones cuando se trate de materias de carácter electoral, fiscal, mercantil, civil, laboral o administrativo, ni en el caso de las comunicaciones del detenido con su defensor”.

Sería deseable poder confirmar si algunos funcionarios públicos que no cuentan con facultades legales para realizar prácticas de espionaje han contratado los servicios de Hacking Team; asimismo, los nombres de las personas e instituciones que han sido víctimas de las prácticas de espionaje, así como los motivos del mismo.