176 México. La televisión, oportunidad o decadencia. Rosa Martha Abascal

La televisión, oportunidad o decadencia

Rosa Martha Abascal

  

Dos niños se corretean en la escuela, gesticulan y gritan. Uno de ellos llama a gritos: “¡voy a matarte!” y el otro grita y corre, se voltea y arremete a golpes diciendo “Espérame, mañana te daré el dinero”…

La escena estremece, serán dos niños locos o estarán hablando en serio… No… solo están jugando a ser miembros de la mafia imitando la película que vieron el día anterior…

A raíz de la aprobación de la famosa “Ley Televisa” (Ver aquí…), diversos sectores de la sociedad han comenzado a recalcar la importancia de acabar con un duo-polio televisivo que no ha sido capaz de difundir contenidos que promuevan los valores universales con una visión solidaria y educación para el largo plazo, sino que más bien se han centrado en la obtención de recursos a través de divulgación de programas que explotan el morbo, el sexo, la violencia y la vulgaridad.

México está hoy en una encrucijada: o despega como nación y crece y se ubica entre los grandes del mundo; o se estanca y se  hunde en el sector de los países tercer mundistas. El factor por excelencia que hará la diferencia hacia uno o hacia otro lado es la EDUCACIÓN. Una educación que abarca aspectos técnicos, culturales, científicos y morales. Esta educación sin duda se da en cada casa, en cada hogar, pero también en la escuela y también en los medios de comunicación y específicamente en la televisión que cada vez más es referencia y punto de encuentro de la familia para convivir, descansar o hasta para estar en la sobre mesa.

De allí la enorme responsabilidad de las televisoras por brindar contenidos que fomenten los valores personales y sociales que puedan influir en cada mexicano para construir el país solidario, moderno y de vanguardia que todos queremos. Pero la responsabilidad no es solo de los medios, también de los padres de familia, las escuelas, los anunciantes, las agencias de publicidad, los legisladores. Por ello todos juntos debemos reflexionar sobre los fines de la comunicación.

Función social de la televisión

La trascendencia de la función social de los medios de comunicación queda claramente aclarada en la  Ley Federal de Radio y Televisión que en el artículo 4° señala que: “La radio y la televisión constituyen una actividad de interés público, por lo tanto el Estado deberá protegerla y vigilarla para el debido cumplimiento de su función social”. Y en el artículo 5° se establece que “La radio y la televisión, tienen la función social de contribuir al fortalecimiento de la integración nacional y el mejoramiento de las formas de convivencia humana. Al efecto, a través de sus transmisiones, procurarán:
I.- Afirmar el respeto a los principios de la moral social, la dignidad humana y los vínculos familiares;
II.- Evitar influencias nocivas o perturbadoras al desarrollo armónico de la niñez y la juventud; III.- Contribuir a elevar el nivel cultural del pueblo y a conservar las características nacionales, las costumbres del país y sus tradiciones, la propiedad del idioma y a exaltar los valores de la nacionalidad mexicana, y
 IV.- Fortalecer las convicciones democráticas, la unidad nacional y la amistad y cooperación internacionales.”

La televisión es un medio de comunicación de masas de tipo unidireccional, en general el espectador recibe información con la cual se queda pero no puede tener interacción ni con el medio ni sabe en realidad qué hacer con ella. La televisión puede lograr entretener de tres formas distintas: complaciendo el gusto de una minoría (elitista: el caso del golf), buscando el mayor número de telespectadores, dirigiéndose  a la mentalidad del “hombre-masa” (Ortega y Gasset: el caso de las telenovelas o el futbol), o suscitar el interés en las personas por la cultura y despertar la sensibilidad (entretenimiento socializado: programas culturales o educativos).

Es importante ser consciente de que los medios no reflejan la realidad sino que la reconstruyen (Miralles, 2000) en función de las propias características del medio y de los objetivos de quienes dominan un medio determinado con un interés definido. Para realizar una aproximación al papel social que desempeñan en la actualidad los medios de comunicación es preciso analizar al menos las tres dimensiones complementarias fundamentales: la económica, la política y la cultural (Giordano, 2000).

  1. Dimensión económica. En las dos últimas décadas se ha establecido a nivel mundial una estructura oligopólica, en la cual se busca la concentración del poder de la comunicación o el cuarto poder que es cada vez mas evident.
  2. Dimensión política. El tamaño nacional e internacional de los grupos industriales de comunicación constituye el mayor escollo para el ejercicio de las libertades y derechos democráticos pues la mayoría de los medios de comunicación en lugar de ejercer la comunicación objetivamente toman partido por una determinada ideología o partido y por lo mismo forman parte de grupos de poder.
  3. Dimensión cultural. Con tal de aumentar la audiencia compulsivamente, los contenidos son mediocres, poco formativos “telebasura” que incluso buscan cumplir una agenda política, comercial o de intereses de grupo.

La televisión en la educación

Según los números del Información sobre la Calidad de los Contenidos de los Medios (ICCM), los niños en México ven diariamente 3 horas de televisión como promedio, esto trae consecuencias poco halagadoras. Los niños adquieren una visión fragmentada de la realidad (informaciones desordenadas, inconexas, en algunos casos contradictorias, difícil integración). Además, por la variedad, cantidad y calidad de la imagen y los mensajes, fomentan la dificultad para la concentración exigida por la lectura o la escuela en general (le impide la comprensión de lo leído) lo cual lleva a un declive en el rendimiento que exige aptitudes verbales, esto se debe a que en la televisión predomina la percepción, lo sensitivo, intuitivo y emocional, quedando relegada la abstracción, lo conceptual, intelectual y racional.

Lo subjetivo y emotivo (“me gusta/no me gusta”)  predominan sobre las respuestas de carácter racional (“estoy de acuerdo/no estoy de acuerdo”) y por ello el  niño es más fácilmente manipulable asociándose el grado de debilidad mental con un mayor tiempo de exposición al medio.

Otra realidad en la televisión actual es el conflicto de valores que se produce entre la escuela y la familia: Los medios de comunicación en principio, y como cohesionadores sociales deberían  coadyuvar en la educación y formación en valores sin embargo esto funciona exactamente al revés. Por ejemplo, mientras los padres de familia procuran fomentar los valores de la templanza, las telenovelas promueven el sexo sin compromiso. Esta contradicción preocupa a la sociedad y una prueba de ello son las numerosas polémicas que han aparecido en distintos foros acerca de la negativa influencia que ejercen los contenidos de los medios de comunicación en la infancia y adolescencia, fundamentalmente aludiendo a la violencia y al sexo (VV.AA, 1997; San Martín, Grisolía y Grisolía, 1998; Bonete, 1999). Los diferentes valores entre unos y otros son identificados por Vázquez Freire (2000: 56):

Mientras en la escuela se promueve la autonomía personal y autorrealización, el respeto a la ley como sistema consensuado para el ejercicio de las libertades individuales (principios democráticos de convivencia), la capacidad de argumentar racionalmente y desarrollo del dominio conceptual, la valoración del método y el conocimiento científicos, la valoración del trabajo y la competencia profesional como medios para alcanzar la dignificación personal., la identificación entre consumo y éxito personal, el pacifismo y el rechazo de la violencia como medio para resolver conflictos, la solidaridad y cooperación y la tolerancia, la televisión a través de su programación, específicamente de telenovelas, reallity shows y películas, promueven otro tipo de conductas.

Los valores transmitidos a través algunos medios de comunicación, especialmente la televisión son el individualismo, el uso de recurso a medios ajenos a la ley para la solución de los conflictos, el conflicto de mensajes: frente a narraciones favorables a los valores de la tolerancia, se difunden estereotipos favorecedores de actitudes intolerantes, la persuasión emocional y valoración del éxito y la belleza física, el desprecio de la argumentación racional y alabanza de la mentira, la visión mágica de la ciencia y de la técnica, proclive a interpretaciones acientíficas, la pérdida del sentido del esfuerzo personal como medio para realizarse (cultura de la pereza), la licitud de la violencia como medio para resolver los conflictos, la exaltación de la violencia como espectáculo divertido y la competitividad.

Los contenidos de la televisión mexicana

La televisión mexicana en general está llena de “programas superficiales, repetitivos y plenamente escapistas, que fabrica al estilo de un maquiladora” (Fernández y Paxinan 2000:12).

El duopolio televisivo en México ha creado una imagen falsa de la sociedad y la cultura mexicana a través de las telenovelas, al interior del país (entre las clases con menos educación) y al exterior (por la transmisión de estas telenovelas en diversos países del mundo)  con el “estereotípico hollywondense del campesino con sarape y sombrero, durmiendo a la sombra de un cactus” (Letras Libres, Octubre 2001:5 l). Además de presentar como realidades situaciones que no son realidades sino propuestas de cambio cultural y social (sexo entre jóvenes, lucha de clases, relación hombre – mujer etc.)

En el tema de la política, tanto Televisa como Tv Azteca, han tenido un efecto fundamental con lo que respecta a los partidos políticos y las elecciones presidenciales. Es decir, su historia política es una historia de sumisión política. En las dos últimas elecciones presidenciales ha sido claro el papel y la influencia de los medios de comunicación y en especial de las televisoras como “orientadores” del voto. Baste recordar los programas de debate político, los spots  comerciales de televisión.

Según el reporte de calidad de los contenidos de los medios, publicado por “A Favor de lo Mejor” en agosto de 2005, los contenidos de los medios de comunicación se encuentran clasificados de la siguiente forma:

¿Una tercera opción?

Ante las pocas alternativas que tiene la sociedad mexicana que comienza a madurar y que está necesitada de reafirmar su identidad. Sin embargo como sociedad no podemos permitir que cuando haya la posibilidad de que se creen nuevas opciones, estas sean más de lo mismo.
Se requieren espacios  para que los ciudadanos nos expresemos y exijamos una televisión diferente, promotora de valores, de participación de solidaridad, de una sociedad unida a través de familia unida.

¿Cómo afrontar la realidad de la televisión en México?

1. Conciencia crítica. Esto es, ser capaces de establecer relaciones críticas entre lo que aparece en la pantalla y la realidad fuera de ella y utilizar el medio con moderación dejando a un lado lo que no nos sirve y exigiendo proactivamente y como ciudadanos, mayor calidad.
2. Formación de la conciencia crítica en los educadores (maestros y padres de familia)
3. Estimular las actividades de investigación y desarrollo en educación relativa a los medios de comunicación en disciplinas como la Psicología a las Ciencias de la Comunicación.
4. Desarrollar nuevas opciones de medios de comunicación.

  • Del 100% de la programación, el 34% es verde, el 25% es amarillo, el 10% rojo, el 8% noticieros, 21% ventas y 2% sin programación.
  • Los programas que destacaron por su calidad representan el 52.6% de la totalidad de la programación semestral.
  • Los programas de calidad se encuentran ubicados en su mayoría en los siguientes horarios: 1:30 a 5:00 p.m.
  • Los horarios de mayor audiencia son: 4 a 9 p.m.
  • Los programas de calidad en los horarios de mayor audiencia (4 a 9 p.m.) constituyen el 35.5%
  • Los programas ubicados en horarios de mayor audiencia (4 a 9 p.m.) que podrían afectar a públicos vulnerables son 20%_ de la totalidad.
  • Los programas que tuvieron algún tipo de elemento preocupante (amarillos) en horario de mayor audiencia (4 a 9 p.m.) constituyen el 44 % de totalidad.
  • En promedio un niño ve mas de 20,000 comerciales al año.
  • A la edad de 12 años los niños se han expuesto en promedio a 8,000 asesinatos y 100,000 actos de violencia.
  • Diariamente un niño ve 3 horas de televisión promedio.
  • 98% de los hogares en México cuentan al menos con una televisión.
  • 50% de los niños cuentan con una televisión en su recámara.
  • 20% de los hogares cuenta con televisión de paga.
  • El promedio de horas vistas de televisión diaria en México es de 4.19
  • El televisor permanece encendido promedio 8 horas diarias en cada casa.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ADELL, J. (1997). Tendencias en educación en la sociedad de las tecnologías de la
información. Revista electrónica de Tecnología Educativa EDUTEC, 7.
http://www.uib.es/depart/dceweb/ revelec7.html
AGUADED, J.I. (1999). Convivir con la televisión. Familia, educación y recepción televisiva.
Barcelona: Paidós.
ALONSO, M., MATILLA, L. y VÁZQUEZ, M. (1995). Teleniños públicos, teleniños privados.
Madrid: Ed. De la Torre.
ANTON, J.A. (2000). Educación para el desarrollo. Cuadernos de Pedagogía, 297, 62-64.
BONETE, E. (Ed.) (1999). Ética de la comunicación audiovisual. Madrid: Tecnos.
BOURDIEU, P. (1997). Sobre la televisión. Barcelona: Anagrama.
CABERO, J. (2000). La utilización educativa de la televisión y el vídeo. En J. Cabero (Ed.).
Nuevas Tecnologías aplicadas a la educación. (pp. 39-70). Madrid: Síntesis.
ECHEVERRIA, J. (1994). Telépolis. Barcelona: Destino.
ECHEVERRIA, J. (1995). Cosmopolitas domésticos. Madrid: Anagrama.
FERRÉS, J. (1994). Televisión y Educación. Barcelona: Paidós.
FERRÉS, J. (1996). Televisión subliminar. Socialización mediante comunicaciones
inadvertidas. Barcelona: Paidós.
FERRÉS, J. (2000a). La formación del profesorado. Cuadernos de Pedagogía, 297, 20-23.
FERRÉS, J. (2000b). Cómo ver la publicidad. Cuadernos de Pedagogía, 297, 65-68.
GIORDANO, E. (2000). Medios de comunicación, ideología y poder. Cuadernos de
Pedagogía, 297, 28-31.
GRUPO SPECTUS (1996). Aprende conmigo. La televisión en el centro educativo. Madrid:
Ed. De la Torre y Ministerio de Educación y Cultura.
ICCM Estuido de la calidad de los medios en México (2005) A favor de lo mejor
MIRALLES, R. (2000). Una mirada crítica. Cuadernos de Pedagogía, 297, 12-14.
PÉREZ TORNERO, J.M. (1994). El desafío educativo de la televisión. Para comprender y
usar el medio. Barcelona: Paidós.
POPPER, K.R. y CONDRY, J. (1998). La televisión es mala maestra. México: Fondo de
Cultura Económica.
POSTMAN, N. (1991). Divertirse hasta morir. El discurso público en la era del show
business. Barcelona: Ediciones de la Tempestad.
POSTMAN, N. (1994). Tecnópolis. La rendición de la cultura a la tecnología. Barcelona:
Galaxia/Gutemberg/Círculo de Lectores.
SALOMON, W.S. (2000). More form than substance: Press coverage of the WTO protests in
Seattle. Monthly Review, mayo, New York.
SAN MARTIN, J., GRISOLIA, J.S. Y GRISOLIA, S. (1998). Violencia, televisión y cine.
Barcelona: Ariel.
TEIXIDO, M. (1996). Mass media y educación. En J. Ferrés y P. Marqués (coord).
Comunicación educativa y nuevas tecnologías. Barcelona: Praxis.
UNESCO (1994). Declaración de la UNESCO relativa a la educación sobre los medios de
comunicación. Revista Comunicar, 3, 6-7.
VÁZQUEZ FREIRE, M. (2000). Escuela y medios, un conflicto de valores. Cuadernos de
Pedagogía, 297, 54-57.
VV.AA. (1997). Educación en valores y medios de comunicación. Comunicar, 9.

 
rmabascal@yoinfluyo.com

Opinión Octavio Islas

Salvador Abascal fue un distinguido miembro de la ultraderecha en México y decidido impulsor de las llamadas “falangues sinarquistas”. Participó en la fundación de Editorial Tradición que publicaba con cierta regularidad un órgano informativo: “La hoja de Combate”.

Carlos -hijo de Salvador-, consiguió infiltrarse al Partido Acción Nacional y en la última parte del gobierno de Vicente Fox asumió el cargo de secretario de Gobernación sustituyendo a Santiago Creel, quien pactó espacios preferenciales en Televisa para el desarrollo de su precampaña presidencial a cambio de permisos para operar casas de juegos y apuestas.

Carlos Abascal por supuesto no realizó investigación alguna contra Santiago Crell -hoy lider de los senadores del PAN-.

Yo.influyo.com admite ser considerado como una extensión en Internet de “La hoja de Combate”.

Durante los días previos a las pasadas elecciones presidenciales y el mismo día de los comicios, “Yo influyo” se prestó a realizar propaganada negra contra AMLO y proselitsimo a favor de Felipe Calderón.

El próximo jueves 22 de noviembre, “A favor de lo mejor” dará a conocer los resultados de las firmas que consiguió recolectar para exigir “una mejor televisión”.

“A favor de lo mejor” sencillamente desea influir en la elaboración de una nueva ley de medios.

Lorenzo Sertvije, dueño de Bimbo, subsidia “A favor de lo mejor“.

Sertvije impulsó el boicot publicitario contra Canal 40 por una investigación periodística realizada por Ciro Gómez Leyva sobre el trabajo realizado por el periodista Salvador Guerrero Chiprés en La Jornada, relativo a los pecados del padre Marcial Maciel, principal de Los Legionarios de Cristo.

El referido boicot efectivamente mermó las finanzas de Canal 40 y, años después, Ricardo Salinas -dueño de TV Azteca– desplegó un comando armado para tomar el control de la antena transmisora de ese canal.

Sertvije y “A favor de lo mejor” intentaron impedir la exhibición de la cinta “El crimen del Padre Amaro”. 

Poco tiempo después pretendieron organizar un boicot publicitario contra Televisa para impedir la primera emisión del reality show Big Brother.

En respuesta, Televisa autorizó a los destacados periodistas Carmen Aristegui y Javier Solororzano para tratar en el programa informativo “Círculo Rojo”, en el Canal 2, los escándalos sexuales del padre Maciel. 

Sin guardar las formas, Vicente Fox distinguió a Sertvije el 18 de noviembre de 2004 con el Premio Nacional de Comunicación. Fox entonces se refirió a  Sertvije como “columna de integridad” http://www.esmas.com/noticierostelevisa/mexico/407124.html 

En las recientes elecciones presidenciales, Sertvije realizó abierto proselitismo contra López Obrador. Además “recomendó” a sus miles de empleados que no votaran por el “gran peligro para México”.

La democracia definitivamente no representa asunto prioritario en el modelo de televisión que proponen Lorenzo Sertvije, “A favor de lo mejor”, los Abascal y la “ultraderecha”.

2 comentarios

  1. yoinfluyo.com NO ES EN FORMA ALGUNA extensión del periódico que usted menciona. Le pido que en honor a la VERDAD se desdiga de semejante atrocidad. yoinfluyo.com no tiene NADA QUE VER con posiciones radicales ni con dogmatismos absurdos. yoinfluyo.com es un espacio de la sociedad en el cual la sociedad participa y escribe. TEnemos mas de 120 plumas. EXIJO que se retracte

    Fernando Sánchez Argomedo
    Presidente Ejecutivo

    Me gusta

  2. Fernando solo refuta una opinión.
    La relativa a la comparación con La hoja de Combate, la cual se publicaba como boletín, no como periódico.
    El calificativo “dogmatismos absurdos” no lo utilicé, es Fernando Sánchez quien lo emplea.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s